Home > Content Library of Adult Spanish Medical Content > Enfermedades del Hígado, Bilis y Páncreas

Hepatitis B

Dibujo de la anatomía del sistema biliar
Clic Imagen para Ampliar

¿Qué es la hepatitis?

El hígado es uno de los órganos que ayuda en la digestión, pero no es parte del tracto digestivo. Es el órgano más grande del cuerpo y lleva a cabo muchas funciones importantes, tales como producir la bilis, transformar los alimentos en energía y purificar la sangre del alcohol y los venenos.

La hepatitis es una inflamación del hígado que a veces causa un daño permanente. Está causada por virus, bacterias, ciertos medicamentos o el alcohol. También la pueden provocar ciertas enfermedades como:  enfermedades autoinmunes, enfermedades metabólicas y anomalías congénitas (presentes al nacer), como atresia biliar, enfermedad de Wilson. Generalmente, los síntomas de la hepatitis incluyen fiebre, ictericia y agrandamiento del hígado. Existen diversos tipos de hepatitis.

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es un microorganismo portado por la sangre que se transmite por exposición al virus de la hepatitis B a través de los fluidos corporales infectados.

La hepatitis B es una de las enfermedades prevenibles por la vacunación que se presenta con más frecuencia en Estados Unidos. Se calcula que se producen aproximadamente 46.000 infecciones cada año y alrededor de 1,4 millones de personas tienen hepatitis B crónica.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

La hepatitis B tiene una gran variedad de síntomas. Puede ser leve, sin síntomas o puede causar hepatitis crónica. En algunos casos la hepatitis B puede resultar en una insuficiencia hepática completa y provocar la muerte. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la hepatitis B. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida del apetito.
  • Náusea.
  • Fatiga.
  • Vómitos.
  • Ictericia - color amarillo de la piel y de los ojos.
  • Orina oscura.
  • Heces de color claro o de arcilla.
  • Dolor abdominal.
  • Ocasionalmente se producen erupciones en la piel, artralgias (dolor en las articulaciones) y artritis.
  • Aumento de tamaño del hígado.

Los síntomas de la hepatitis B pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se transmite la hepatitis B?

La transmisión del virus de la hepatitis B se produce a través de la exposición a sangre y fluidos corporales, como la sangre, el semen, las secreciones vaginales o la saliva. Los bebés también pueden desarrollar la enfermedad si nacen de madres que tienen el virus. Los niños infectados les transmiten frecuentemente el virus a otros niños, si existe contacto frecuente o si los niños tienen muchos rasguños o cortes en la piel.

Quiénes corren el riesgo de contraer hepatitis B:

Una de cada 20 personas en Estados Unidos contraerá hepatitis B en algún momento de su vida. A continuación se describe el tipo de personas con riesgo de contraer la hepatitis B:

  • Los niños nacidos de madres que tienen hepatitis B (la enfermedad puede presentarse hasta cinco años después del nacimiento).
  • Los niños nacidos de madres que han inmigrado de un país donde la hepatitis B está ampliamente extendida, como el sudeste de Asia y China.
  • Las personas que viven en instituciones de cuidados a largo plazo o que tienen discapacidades.
  • Las personas que viven en un hogar donde otro miembro está infectado con el virus.
  • Las personas que tienen trastornos de la coagulación sanguínea, como la hemofilia.
  • Las personas que necesitan diálisis por insuficiencia renal.
  • Las personas que participan en actividades de alto riesgo, como el uso de drogas por vía intravenosa (su sigla en inglés es IV) y, o el contacto homosexual o heterosexual sin protección.
  • Las personas cuyo empleo requiere el contacto con la sangre humana.
  • Las personas que recibieron transfusiones de sangre o productos de la sangre antes de los años 90 tempranos.

La vacuna para la hepatitis B existe y hoy en día se usa ampliamente en la inmunización infantil de rutina.

Prevención de la hepatitis B:

Existe una vacuna disponible para la prevención de la hepatitis B. Se administra en tres inyecciones durante un cierto período, y se recomienda para todas las personas menores de 18 años de edad, así como para los adultos mayores de 18 años que corren el riesgo de contraer la infección.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis B?

Además de un examen físico completo y exámenes de laboratorio de sangre y orina, los procedimientos de diagnóstico para la hepatitis B pueden incluir una biopsia del hígado (un procedimiento para tomar muestras de tejido o células del cuerpo para examinarlas con un microscopio).

Tratamiento de la hepatitis B:

El tratamiento específico de la hepatitis B será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir terapia biológica con interferón. Actualmente, no existe cura para la hepatitis B. La prevención es fundamental.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355