Home > Content Library of Adult Spanish Medical Content > Emergencias No-Traumáticas

Seguridad Contra Incendios

La importancia de la seguridad contra incendios:

Miles de personas sufren lesiones derivadas de incendios caseros en Estados Unidos. La mayoría de las muertes relacionadas con este tipo de accidente (70 por ciento) se debe a la inhalación de los gases tóxicos que se producen. Los incendios y las quemaduras son la quinta causa de muerte por lesiones accidentales en los niños menores de 14 años de edad.

¿Cuáles son los distintos tipos de quemaduras?

Una lesión por quemadura generalmente se produce por una transferencia de energía hacia el organismo. Existen muchos tipos de quemaduras causadas por el contacto térmico, radiactivo, químico o con la electricidad, incluyendo los siguientes:

  • quemaduras térmicas - quemaduras producidas por fuentes externas de calor que elevan la temperatura de la piel y de los tejidos y provocan la muerte o carbonización de las células tisulares. Cuando la piel entra en contacto con metales calientes, líquidos hirvientes, vapor o fuego se pueden producir quemaduras térmicas.
  • Quemaduras por radiación - aquellas producidas por la exposición prolongada a los rayos solares ultravioletas o a otros tipos de radiación, como por ejemplo los rayos X.
  • Quemaduras químicas - quemaduras debidas al contacto de la piel o los ojos con ácidos fuertes, álcalis, detergentes o solventes.
  • Quemaduras eléctricas - quemaduras causadas por la corriente eléctrica, tanto alterna (CA) como continua (CC).

Cómo evitar los incendios y las quemaduras:

De acuerdo con la Administración para los incendios de Estados Unidos (United States Fire Administration), una división de la Agencia Federal para el Control de las Emergencias (Federal Emergency Management Agency), la tercera parte de los incendios en los hogares que causan muertes infantiles son causados por niños que juegan con productos inflamables, como las cerillas (los fósforos). Además, la falta de alarmas detectoras de humo puede aumentar de forma significativa el riesgo de morir en un incendio en el hogar. Sin embargo, si adopta las medidas apropiadas que hagan de su hogar un lugar seguro, puede proteger a sus hijos y a su familia contra los incendios:

  • Mantenga los productos inflamables como por ejemplo fósforos, encendedores y velas bajo llave y fuera del alcance de los niños.
  • Instale y mantenga en funcionamiento alarmas detectoras de humo en su hogar.
  • Tenga extinguidores y manténgalos cargados y en funcionamiento.
  • Mantenga en buen estado su calefacción, revise su horno con regularidad y desenchufe los calentadores complementarios cuando duerma.
  • Queme los leños únicamente en la chimenea con una pantalla que lo proteja contra las chispas. Haga limpiar e inspeccionar la chimenea una vez por año.
  • Desarrolle varios planes de escape para casos de incendio desde cada habitación de la casa y practíquelos regularmente con su familia.
  • Asegúrese de que no haya mantas o prendas de vestir cubriendo lámparas encendidas.
  • Enséñeles a sus hijos conductas de seguridad contra incendios y quemaduras.

Plan de escape para la familia:

En caso de incendio, es importante salir rápido de la casa. Un buen plan de escape familiar debe incluir lo siguiente:

  • Dos rutas de escape desde cada habitación (en caso de que una de las puertas quede bloqueada por el fuego).
  • Una escalera de mano para cada uno de los dormitorios que no están en la planta baja.
  • Un plano de su casa con flechas que indiquen las rutas de escape.
  • Prácticas constantes para que usted y sus hijos se familiaricen con el plan de escape.
  • El acuerdo de un lugar de encuentro fuera de la casa.

Seguridad eléctrica:

Las descargas eléctricas de los electrodomésticos y los tomacorrientes y cables pueden quemar la piel y causar daños en los tejidos y en los nervios. Para evitar las descargas eléctricas, tome las siguientes medidas de precaución:

  • Mantenga los electrodomésticos lejos de piletas, lavatorios y bañeras.
  • Asegúrese de que sus electrodomésticos cuentan con la aprobación de los Laboratorios de Aseguradores (Underwriter's Laboratories, UL), que debe figurar en la caja o en el mismo aparato.
  • Utilice interruptores con descarga a tierra en las zonas en las que haya agua como por ejemplo la cocina, el baño o el exterior de la casa.
  • Desenchufe los cables que no se están usando. Mantenga los cables fuera del alcance de los niños.
  • Tape los tomacorrientes que no se estén utilizando con tapas de seguridad.
  • Apague los aparatos eléctricos que no se están usando.

Cómo prevenir las quemaduras:

Las quemaduras están entre las lesiones más dolorosas y devastadoras que puede sufrir una persona. Las quemaduras severas pueden requerir largos tratamientos, que incluyen rehabilitación, injertos de piel y fisioterapia.

La piel de los niños pequeños es más delgada que la de los adultos, con lo que puede sufrir una quemadura más profunda a menor temperatura. De hecho, según los datos de la Campaña Nacional Niños Seguros (National SAFE KIDS Campaign), con sólo tres segundos de exposición al agua caliente del grifo a 140°F (60 grados centígrados) un niño pequeño puede sufrir una quemadura de tercer grado. Las quemaduras de tercer grado requieren hospitalización e injertos de piel. Sin embargo, adoptando las medidas de prevención adecuadas, usted puede evitar que sus hijos sufran quemaduras:

  • Ponga el termostato del calentador de agua a 50° C (aprox. 120° F) o menos. En la actualidad, existen dispositivos para grifos o duchas que evitan las escaldaduras.
  • Compruebe la temperatura del agua con el codo, la muñeca o un termómetro de baño antes de bañar a su hijo.
  • Siempre que le sea posible, utilice los quemadores de atrás de la cocina, que están fuera del alcance de los niños. Aleje tanto como pueda las asas de las ollas del borde de la cocina.
  • Cuando esté cocinando, mantenga a los niños pequeños en un lugar seguro, como por ejemplo una silla alta o un corralito.
  • Nunca tenga en brazos a un niño mientras lleva bebidas o alimentos calientes.
  • No utilice manteles ni mantelitos individuales cuando haya cerca un niño pequeño (podría tirar de ellos y derramar alimentos o bebidas calientes).
  • Pruebe los alimentos e infusiones preparados en el microondas antes de dárselos a un niño pequeño. Evite calentar los biberones en el microondas ya que el calor puede distribuirse de forma desigual.
  • Abra los recipientes que haya calentado en el microondas lejos de usted o de su hijo ya que el vapor puede producir escaldaduras.
  • Mantenga las planchas, los rizadores de cabellos y demás electrodomésticos que desprenden calor y sus cables lejos del alcance de los niños.
  • No permita que los niños jueguen con pirotecnia.
  • Mantenga a los niños lejos de las lámparas a queroseno, los calefactores adicionales y las parrillas cuando estén en uso.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Emergencias No-Traumáticas

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355