Home > Content Library of Adult Spanish Medical Content > Salud de Mujeres

Cáncer de la Piel

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es un tumor maligno que se produce en las células de la piel y representa mas de 50 por ciento de todos los cánceres. Sólo en los Estados Unidos, en 2008 se diagnosticará cáncer de piel tipo no-melanoma a mas de 1 millón de estadounidenses y melanoma a 62.480, según la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society).

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de piel?

Hay tres tipos principales de cáncer de piel:

Nombre

Descripción

carcinoma basocelular

El carcinoma basocelular es el responsable de aproximadamente el 75 por ciento de todos los cánceres de piel. Este cáncer, que responde excelentemente al tratamiento, se gesta en la capa de células basales de la epidermis (la capa cutánea superior) y crece con mucha lentitud. El carcinoma basocelular generalmente aparece como una protuberancia o nódulo brillante y pequeño en la piel, principalmente en las áreas expuestas al sol como la cabeza, el cuello, los brazos, las manos y la cara. Afecta comúnmente a las personas que tienen la piel, los ojos y el cabello claro.

carcinoma de células escamosas

A pesar de que el carcinoma a células escamosas es más agresivo que el carcinoma basocelular, este cáncer responde muy bien al tratamiento. Representa alrededor del 20 por ciento de los cánceres de piel. El carcinoma a células escamosas puede aparecer como nódulos o parches escamosos rojos en la piel y puede encontrarse en la cara, las orejas, los labios y la boca. Sin embargo, el carcinoma a células escamosas puede propagarse o diseminarse a otras partes del cuerpo. Este tipo de cáncer de piel generalmente afecta a personas de tez blanca.

melanoma maligno

El melanoma maligno representa el 3 por ciento de los cánceres de piel y el 75 por ciento de las muertes debido a cáncer de piel. El melanoma maligno comienza en los melanocitos, células que producen el pigmento en la piel. El melanoma maligno generalmente comienza como un lunar que luego se vuelve canceroso. Este cáncer puede diseminarse rápidamente. El melanoma maligno afecta más a menudo a los hombres y mujeres de piel clara, pero puede afectar a personas con todo tipo de piel.

Diferencias entre lunares benignos y melanomas:

Para prevenir el melanoma, es importante examinar la piel de forma regular y familiarizarse con los lunares y otras condiciones de la piel para poder identificar los cambios. Según estudios recientes, ciertos lunares tienen más riesgo de convertirse en melanomas malignos. Existe un mayor riesgo de que los lunares presentes al nacer y los lunares atípicos se vuelvan malignos. Reconocer los cambios en los lunares siguiendo esta tabla ABCD es crucial en la detección del melanoma maligno en sus etapas tempranas. Las señales de advertencia son:

Lunar Normal / El Melanoma Señal

Característica

Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado asimetría Asimetría una mitad del lunar no coincide con la otra
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado borden Borden

el borde (contorno) del lunar es desigual o irregular

Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado color Color el color del lunar no es uniforme
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado diámetro Diámetro el diámetro del lunar es mayor que un borrador de lápiz
Fotografias usadas con el permiso del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute)

Los melanomas varían ampliamente de apariencia. Algunos melanomas pueden mostrar todas las características ABCD, mientras que otros únicamente muestran cambios en una o dos características. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Qué es un factor de riesgo?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la dieta, su historia familiar o muchas otras cosas. Distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.

Aun cuando estos factores pueden aumentar los riesgos de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca contraen la enfermedad, mientras otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

Pero el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede ayudar a guiarle en las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de comportamiento y el ser monitoreado clínicamente para la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo del melanoma?

El cáncer de piel es más común en las personas de piel clara, especialmente las que tienen el cabello rubio o rojo y los ojos claros. El cáncer de la piel es raro en niños. Sin embargo, nadie está a salvo del riesgo del cáncer de piel. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, a casi la mitad de los estadounidenses que alcancen la edad de 65 años se les diagnosticará cáncer de piel en algún momento de su vida. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Historia de melanoma en la familia.
  • Exposición al sol
    El tiempo de exposición al sol sin protección afecta directamente al riesgo de cáncer de piel.
  • Las quemaduras solares la primera infancia
    Los estudios han demostrado que las quemaduras solares que se producen temprano en la vida de la persona aumentan el riesgo de cáncer de piel años más tarde.
  • Muchas pecas.
  • Muchos lunares comunes (más de 50).
  • Lunares displásicos.

Prevención del cáncer de piel

La Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology, su sigla en inglés es AAD) le ha declarado la guerra al cáncer de piel y recomienda estos pasos preventivos:

  1. Usar ropa protectora, incluyendo un sombrero con ala de 4 pulgadas.
  2. Aplicar protector solar en todo el cuerpo y evitar el sol del mediodía desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde.
  3. Usar regularmente un protector solar de amplio espectro (su sigla en inglés es SPF) de 15 o mayor, incluso en los días nublados.

Los seis pasos siguientes han sido recomendados por la AAD y por la Fundación del Cáncer de Piel (Skin Cancer Foundation) para ayudar a reducir el riesgo de quemaduras solares y de cáncer de piel.

  1. Reduzca al mínimo la exposición al sol del mediodía, entre las 10 de la mañana y las 43 de la tarde.
  2. Aplique protector solar que tenga por lo menos un SPF-15 o mayor, que proteja contra los rayos ultravioleta de ambas longitudes de onda UVA y UVB, a todas las áreas del cuerpo que estén expuestas al sol.
  3. Vuelva a aplicar el protector solar cada dos horas, incluso en los días nublados. Aplique nuevamente después de nadar o de sudar.
  4. Use ropa que le cubra el cuerpo y le proteja la cara. Los sombreros deben proporcionar protección a la cara y a la parte posterior del cuello. El uso de gafas de sol reducirá la cantidad de rayos que alcanzan el ojo filtrando hasta el 80 por ciento de los rayos y protegiendo los párpados así como el lente.
  5. Evite la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de lámparas solares o bronceadores de salones de belleza.
  6. Proteja a los niños. Evite que se expongan al sol de manera excesiva cuando el sol es más fuerte (entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde) y aplique abundante y regularmente protector solar a los niños de 6 meses de edad y mayores.

    La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics o APP, por su sigla en inglés) establece que debe aplicarse protector solar a los bebés menores de 6 meses si no llevan la vestimenta adecuada o no se encuentran protegidos a la sombra. Los padres deben evitar la exposición solar de sus hijos y deben vestirlos con ropa ligera que cubra la mayor superficie de la piel. Sin embargo, los padres también pueden aplicar una cantidad mínima de protector solar en el rostro y el dorso de las manos del bebé.

Recuerde que tanto la arena como el pavimento reflejan los rayos UV incluso debajo de la sombrilla. La nieve es también un buen reflector de rayos UV. Las superficies reflectantes pueden reflejar hasta el 85 por ciento de los rayos solares nocivos.

Cómo realizar el autoexamen de la piel:

Los hallazgos de lunares sospechosos o de cáncer de piel en etapas tempranas son la clave para el tratamiento exitoso del cáncer de piel. Un autoexamen de la piel es por lo general el primer paso en la detección del cáncer de piel. La Sociedad Americana del Cáncer sugiere los siguientes métodos de autoexamen:

(Usted necesitará un espejo largo, un espejo de mano y un cuarto bien iluminado).

  • Examine la parte frontal y posterior de su cuerpo, luego el lado derecho y el izquierdo con los brazos elevados.
  • Doble los codos, mírese cuidadosamente los antebrazos, la parte posterior y superior de los brazos y la palma de las manos.
  • Mírese la parte posterior de las piernas y los pies, los espacios entre los dedos de los pies y la planta de los pies.
  • Examine con un espejo de mano la parte posterior del cuello y del cuero cabelludo.
  • Examine con un espejo de mano la espalda y los glúteos.
  • Familiarícese con su piel y con el patrón de lunares, pecas y otras marcas.
  • Manténgase alerta a los cambios en el número, tamaño, forma y color de las áreas pigmentadas.
  • Siga la tabla ABCD cuando examine los lunares de otras áreas pigmentadas y consulte rápidamente a su médico si nota algún cambio.

Tratamiento del cáncer de piel

El tratamiento específico del cáncer de piel será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad y el tipo de enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

Hay varias clases de tratamientos para el cáncer de piel, incluyendo los siguientes:

  • Cirugía
    La cirugía es un tratamiento común para el cáncer de piel. Se usa en la mayoría de los casos tratados. Algunos tipos de crecimientos cancerosos pueden quitarse fácilmente y únicamente necesitan cirugía menor, mientras que otros pueden requerir procedimientos quirúrgicos más extensos. La cirugía puede incluir los siguientes procedimientos:
    • Criocirugía
      Utilizando nitrógeno líquido, la criocirugía utiliza un instrumento que rocía el líquido en la piel, que congela y destruye el tejido.
    • Curetaje y electrodesecación
      Este tipo común de cirugía consiste en la eliminación por raspado del tejido de la piel con una cureta (un instrumento quirúrgico afilado), seguido de la cauterización de la herida con una unidad electroquirúrgica.
    • Excisión
      Puede usarse un escalpelo (instrumento quirúrgico afilado) para quitar y eliminar el crecimiento. La herida usualmente se sutura o se mantiene cerrada por medio de grapas.
    • Cirugía de Mohs controlada microscópicamente
      Mediante este tipo de cirugía se quita una lesión, capa por capa. Cada porción del tejido que se ha quitado se examina con el microscopio. El tejido se extirpa progresivamente hasta que no se vean células tumorales. El objetivo de este tipo de cirugía es quitar todas las células malignas y la menor cantidad posible de tejido normal. Se suele usar con tumores recurrentes.
    • Terapia con láser
      La cirugía con láser usa un haz fino de luz para extirpar las células cancerosas y a menudo se usa con tumores ubicados en las capas externas de la piel.
  • Radioterapia
    Se usan rayos X para eliminar las células cancerosas y reducir los tumores.
  • Otros tipos de tratamiento pueden incluir los siguientes:
    • Quimioterapia
      La quimioterapia usa medicamentos para eliminar las células cancerosas.
      • Quimioterapia tópica - la quimioterapia se administra como crema o loción colocada en la piel para eliminar las células cancerosas.
      • Quimioterapia sistémica - quimioterapia administrada por vía oral o intravenosa (su sigla en inglés es IV).
    • Inmunoterapia
      La inmunoterapia del melanoma es un tipo complejo de tratamiento que comprende varios enfoques para reforzar el propio sistema inmunológico del cuerpo y ayudar a retardar el crecimiento del cáncer.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Salud de Las Mujeres

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355