Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Trastornos Digestivos y Hepáticos

Virus, las Bacterias y los Parásitos en el Tracto Digestivo

¿Qué son los virus, las bacterias y los parásitos?

Los virus, las bacterias y los parásitos son organismos vivos que nos circundan. Se encuentran en el agua y en la tierra, en las superficies de los alimentos que comemos y en las superficies que tocamos, tales como las mesadas del baño o la cocina. Algunas bacterias viven en nuestro cuerpo y no nos ocasionan problemas. Otros tipos de bacterias (al igual que parásitos y virus) pueden ocasionarnos algunas enfermedades si ingresan a nuestro organismo. Las bacterias y los virus pueden vivir fuera del cuerpo humano (por ejemplo, en una mesada), a veces durante muchas horas o días. Los parásitos, sin embargo, requieren un huésped viviente para poder sobrevivir.

Por lo general, se pueden eliminar las bacterias y los parásitos con antibióticos. Pero, por el contrario, los antibióticos no pueden destruir a los virus. Se les puede administrar medicamentos a los niños con enfermedades virales para brindarles alivio, pero los antibióticos no surten efecto en contra de las infecciones.

Las bacterias, los virus y los parásitos pueden ocasionar una amplia variedad de enfermedades y pueden infectar a cualquiera de los órganos del cuerpo. Frecuentemente, los virus ocasionan enfermedades respiratorias (tales como un resfriado común) y enfermedades digestivas (tales como la diarrea). Las bacterias pueden infectar cualquier parte del cuerpo, pero frecuentemente ocasionan diarrea al invadir el tracto digestivo.

¿Qué es la diarrea?

Diversas bacterias, virus y parásitos pueden provocar diarrea. Los niños también pueden padecer diarrea sin tener una infección, casos en los que la diarrea es consecuencia de alergia a alimentos o se debe a la ingesta de algunos medicamentos (tales como antibióticos). Se considera que un niño tiene diarrea cuando las heces son más frecuentes y más flojas y acuosas que lo habitual.

Los niños con diarrea pueden presentar síntomas adicionales incluyendo náuseas, vómitos, dolores de estómago, dolor de cabeza o fiebre.

¿Cómo entra un niño generalmente en contacto con las bacterias, los virus o los parásitos que ocasionan diarrea?

  • al tocar las heces de una persona infectada (como cuando tocan pañales sucios)
  • al tocar un objeto contaminado con las heces de una persona infectada y, luego, ingerir los gérmenes - generalmente, al llevar la mano contaminada a la boca (puede ser en las guarderías o en el hogar, en las zonas donde juegan niños que usan pañales)
  • al ingerir alimentos o agua contaminados

¿Por qué es una preocupación la infección ocasionada por estos organismos?

Los virus, las bacterias y los parásitos que invaden el tracto digestivo suelen ocasionar diarrea. Cuando un niño sufre de diarrea, pierde grandes cantidades de agua, lo que hace que éste se deshidrate. Los niños se deshidratan mucho más rápido que los adultos y esto puede ocasionar problemas graves si los líquidos no se reponen y la infección no se trata.

Además, los niños con un sistema inmune severamente debilitado corren el riesgo de contraer enfermedades más graves. Los síntomas pueden ser más severos y ocasionar una enfermedad grave. Algunas personas con sistemas inmunes debilitados son los enfermos de VIH/SIDA, cáncer y pacientes trasplantados bajo medicamentos inmunodepresores y aquéllos que padezcan enfermedades hereditarias que afectan el sistema inmune.

Bacterias, virus y parásitos comunes que ocasionan diarrea:

Las bacterias

  E. coli
Descripción Escherichia coli O157:H7 (o simplemente E. coli) es sólo una de las cientos de cepas de la bacteria Escherichia coli. La mayoría de las cepas de E. coli son inofensivas y viven en los intestinos de los animales y los humanos sanos. E. coli, sin embargo, produce una poderosa toxina que puede causar una infección severa. (La combinación de letras y números en el nombre de la bacteria se refiere a los marcadores específicos encontrados en su superficie y la distingue de otros tipos de E.coli.)

Una cantidad estimada de 70.000 casos de la infección E. coli ocurren en los Estados Unidos cada año. Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) reconocen al E. coli como una enfermedad de los alimentos emergente. Generalmente, la infección ocasiona diarrea con sangre.

Transmisión La mayoría de las enfermedades por E. coli se han asociado con comer carne molida de vaca contaminada, poco cocinada. La bacteria E. coli vive en los intestinos del ganado saludable, aunque el número de organismos necesarios para causar la enfermedad todavía no se conoce, se sospecha que es muy pequeño. La carne se contamina durante la faena, y los organismos pueden mezclarse totalmente en la carne cuando se pica. La carne de vaca contaminada tiene un aspecto y un olor normales. Otras vías para la transmisión de E. coli incluyen:
  • El contacto de persona a persona en familias y en servicios de guarderías y otros centros institucionales para el cuidado también pueden ser lugares donde puede ocurrir la transmisión de la bacteria.
  • La bacteria presente en las ubres de la vaca, o en el equipo, podría pasar a la leche no procesada causando la infección.
  • La infección podría ocurrir también al nadar en agua residual contaminada o al beberla.
  • Se ha confirmado que los jugos no pasteurizados, tales como la sidra de manzana, también podrían causar la infección.

Las bacterias de las heces de diarrea de personas infectadas pueden transmitirse de persona a persona si los hábitos de higiene o lavado de manos no son adecuados. Esto es común especialmente entre los niños que empiezan a caminar a quienes no se les enseñó a usar el baño. Los miembros de la familia y los compañeros de juegos de estos niños corren el riesgo de infectarse.

Los niños de corta edad generalmente eliminan el organismo en sus heces durante una o dos semanas después de la cura de la enfermedad.

Prevención Las recomendaciones de los CDC para la prevención de la infección incluyen:
  • Cocine totalmente toda la carne molida de vaca o hamburguesas. Asegúrese de que la carne cocinada tenga un color gris o marrón por todos lados (no rosa), que cualquier jugo sea transparente y que el interior esté caliente.
  • Utilizando un termómetro de lectura instantánea para la carne, la temperatura de la carne debería alcanzar un mínimo de 71,1 ºC (160 ºF).
  • Si le sirven una hamburguesa medio cruda en un restaurante, devuélvala.
  • Consuma sólo leche y productos lácteos pasteurizados. Evite la leche no procesada.
  • Consuma sólo jugos y sidras pasteurizados.
  • Asegúrese de que las personas infectadas, especialmente los niños, se laven las manos con cuidado, frecuentemente y con jabón para reducir el riesgo de diseminar la infección.
  • Beba agua proveniente del abastecimiento municipal que haya sido tratada con los niveles adecuados de cloro u otros desinfectantes eficaces.
  • Evite tragar agua de la piscina o de un lago mientras nada.
  • Lávese las manos minuciosamente después de utilizar el baño.
  • Las personas con diarrea no deben:
    • nadar en piscinas públicas o lagos
    • bañarse con otros
    • preparar alimentos para otros
  Salmonela
Descripción La salmonela es una bacteria que causa infección en los intestinos ocasionando diarrea, fiebre y cólicos de 12 a 72 horas después de la infección. Al menos 40.000 casos de infecciónes salmonela se registran en los Estados Unidos cada año. Generalmente, la enfermedad dura de cuatro a siete días y la mayoría de los enfermos se recupera sin tratamiento.

Sin embargo, algunas personas experimentan una diarrea tan severa que el paciente debe ser hospitalizado. En dichos pacientes, la infección de salmonela puede propagarse desde los intestinos hasta el torrente sanguíneo y, luego, hacia otras partes del cuerpo y puede ocasionar la muerte salvo que la persona reciba tratamiento con antibióticos a tiempo. Los lactantes y aquellas personas con sistemas inmunes alterados son más propensos a desarrollar una enfermedad severa.

Transmisión La salmonela puede propagarse al:
  • comer alimentos crudos contaminados con las heces de animales.
    Los alimentos contaminados generalmente tienen un aspecto y un olor normales. Por lo general, los alimentos contaminados son de origen animal, tales como la carne de vaca, el pollo, la leche o los huevos, pero todos los alimentos, incluyendo los vegetales, pueden contaminarse. Muchos alimentos crudos de origen animal con frecuencia están contaminados, pero afortunadamente, una cocción completa mata a la Salmonela.
  • estar en contacto con reptiles. Los reptiles (tales como iguanas y tortugas) son particularmente propensos a transportar la Salmonela y las personas deben lavarse las manos inmediatamente después de tocarlos, incluso si el reptil está sano. Los adultos deben poner cuidado y hacer que los niños se laven las manos después de tocar un reptil.
Prevención Puesto que los alimentos de origen animal representan la mayor amenaza de contaminación por Salmonela, no coma huevos, aves o carnes crudas o poco cocinadas. Recuerde que algunas salsas y postres utilizan huevos crudos en su preparación, así que tenga precaución al comerlos, particularmente en países extranjeros. Asimismo, siga estas recomendaciones ofrecidas por los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):
  • Asegúrese de que las aves y la carne, incluyendo las hamburguesas, estén bien cocinadas y no tengan un color rosa por el medio.
  • No consuma leche cruda o no pasteurizada u otros productos lácteos.
  • Lave minuciosamente los productos agrícolas antes de comérselos.
  • Evite la contaminación cruzada de los alimentos. Las carnes no cocinadas deben mantenerse separadas de los productos agrícolas, de los alimentos cocinados y de los alimentos listos para el consumo.
  • Todos los utensilios, incluyendo las tablas para cortar, los cuchillos, los mostradores, etc., deben lavarse minuciosamente después de manipular los alimentos no cocinados.
  • Lávese las manos minuciosamente antes de manipular los alimentos y entre la manipulación de alimentos diferentes.
  • Lávese las manos minuciosamente después del contacto con heces.
  • Lávese las manos cuidadosamente después de haber tenido en la mano cualquier reptil, puesto que los reptiles son especialmente propensos a tener Salmonela.

Los virus

  Rotavirus
Descripción El rotavirus es la causa más común de diarrea severa en niños. éste ocasiona la hospitalización de aproximadamente 55.000 niños por año en los Estados Unidos y la muerte de más de 600.000 niños por año en todo el mundo.

En los Estados Unidos, la enfermedad ocurre con más frecuencia en el invierno, con epidemias anuales que se presentan desde noviembre a abril. Los índices más altos de enfermedad se registran entre los lactantes y los niños de corta edad, y la mayoría de los niños en los Estados Unidos contrae la infección a los dos años de edad. Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad suele ser más leve.

El período de incubación para la enfermedad del rotavirus es de dos días aproximadamente. La enfermedad está caracterizada por vómitos y diarrea líquida durante tres a ocho días, y con frecuencia presenta fiebre y dolor abdominal. Cuando se cura la infección no se logra una inmunidad completa, pero las infecciones posteriores suelen ser menos severas que la infección original.

Transmisión El rotavirus puede transmitirse al:
  • ingerir accidentalmente el virus tras contraerlo al tocar superficies contaminadas con heces de una persona infectada, tales como juguetes, instalaciones del baño, cambiadores y cubos de pañales.
  • al ingerir alimentos contaminados o agua contaminada, por ejemplo, el tipo de agua que se encuentra en una piscina pública.
Prevención

Una vacuna contra el rotavirus que fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos  (FDA)  en  1998  fue retirada del mercado en 1999  por una asociación entre la vacuna y un aumento en el riesgo de invaginación en bebés de un año o menores.  Sin embargo, no se estableció una relación directa con la vacuna como causa de invaginación. 

La FDA aprobó una nueva vacuna contra el rotavirus en 2006.  El riesgo de invaginación con la nueva vacuna se evaluó en un ensayo clínico de gran alcance con más de 70.000 niños y no se determinó ningún aumento en el riesgo.  El fabricante de la vacuna continuará supervisando de cerca la seguridad de la vacuna en estudios clínicos adicionales.

El lavado de manos es una medida importante para prevenir la propagación del rotavirus. El lavado minucioso y frecuente de manos puede evitar la propagación de la infección entre personas.

Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan:

  • Los adultos deben lavarse las manos después de utilizar el baño, después de ayudar a un niño a utilizar el baño, después de cambiarle los pañales a un niño y antes de preparar, servir o comer alimentos.
  • Los niños deben lavarse las manos después de utilizar el baño, después de que se les cambian los pañales (un adulto debe lavar las manos de los bebés o niños de corta edad) y antes de las comidas o colaciones.
  • Los juguetes, los baños y las superficies de preparación de alimentos deben desinfectarse con frecuencia, especialmente si hubo en el hogar un niño enfermo.
  • Utilice pañales con cubierta externa impermeable, que puedan retener heces líquidas u orina o utilice ropa interior plástica.
  • Asegúrese de que los niños lleven ropa sobre los pañales.

Los parásitos

  Giardia
Descripción Durante los últimos 15 años, la Giardia lamblia se reconoció como una de las enfermedades transmitidas a través del agua más frecuente en humanos en los Estados Unidos. La Giardia es un diminuto parásito que vive en los intestinos de las personas y los animales. El parásito se transmite en las defecaciones de una persona o animal infectado. Se encuentra en todas las regiones de los Estados Unidos y en todo el mundo.

Los niños que usan pañales y asisten a guarderías, los viajeros internacionales, los excursionistas, los acampadores y demás personas que beben aguas sin tratar de fuentes contaminadas, corren mayores riesgos de desarrollar la infección con Giardia. Varios brotes de la infección que se presentan en toda una comunidad se asocian con la ingesta de agua municipal contaminada con Giardia.

Transmisión La gente contrae la infección tras ingerir el parásito accidentalmente. El parásito de Giardia se encuentra en el suelo, los alimentos, el agua o en superficies.

Algunas de las posibles maneras de contraer la infección con Giardia incluyen:
  • comer alimentos no cocinados, contaminados con Giardia.
  • tragar agua de piscinas, lagos, ríos, manantiales, estanques o arroyos contaminados con aguas residuales o heces de humanos o animales.
  • ingerir accidentalmente el parásito tras contraerlo al tocar superficies contaminadas con heces de una persona infectada, tales como juguetes, instalaciones del baño, cambiadores y cubos de pañales.
Prevención Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan:
  • lavarse las manos con agua y jabón después de utilizar el baño, cambiar pañales y antes de manipular alimentos.
  • lavar y pelar todas las frutas y vegetales crudos antes de comerlos.
  • Evitar beber agua procedente de lagos, ríos, manantiales, estanques o arroyos, a menos que hayan sido filtrados y tratados químicamente.
  • hervir el agua de beber durante un minuto para matar el parásito Giardia. De esta manera se garantiza agua de beber segura durante brotes comunitarios ocasionados por agua de beber contaminada.
  • al viajar o acampar en países donde el suministro de agua no es seguro, evite beber agua del grifo sin hervir y evite comer alimentos crudos lavados con agua del grifo sin hervir. Las bebidas gaseosas embotelladas o en latas, el agua carbonada, las bebidas frutales pasteurizadas y el café o té bien calientes se pueden beber con seguridad.

Si su hijo padece Giardia, evite que nade en piscinas durante dos semanas después de que la diarrea o las heces líquidas hayan desaparecido. La Giardia es muy resistente al cloro y se transmite en las heces de personas infectadas durante varias semanas posteriores a la culminación de manifestación de síntomas.

  Criptosporidium
Descripción Cryptosporidium, con frecuencia llamado "crypto," es un diminuto parásito que puede vivir en los intestinos de los humanos y animales. El parásito está protegido por una concha externa que le permite sobrevivir durante largos períodos de tiempo fuera del cuerpo y es muy resistente a la desinfección por cloro.
Transmisión El Cryptosporidium puede propagarse al:
  • ingerir accidentalmente cualquier cosa que haya estado en contacto con las heces de una persona o un animal
  • tragar agua contaminada de piscinas, tinas calientes, lagos, ríos, manantiales, estanques o arroyos contaminados con aguas residuales o heces de humanos o animales.
  • comer alimentos no cocinados, contaminados.
  • contraer el cryptosporidium al tocar superficies contaminadas con heces de una persona infectada (tales como juguetes, instalaciones del baño, cambiadores y cubos de pañales).
Prevención
  • Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan:
  • que su hijo se lave las manos con agua y jabón después de utilizar el baño, cambiar pañales y antes de comer o ayudar a preparar la comida.
  • evitar agua o alimentos que puedan estar contaminados.
  • lavar y, o pelar todos los vegetales y frutas crudos antes de dárselos a su hijo para que los coma.
  • evitar beber agua procedente de lagos, ríos, manantiales, estanques o arroyos, a menos que hayan sido filtrados y tratados químicamente.
  • hervir el agua de beber durante un minuto para matar el parásito Giardia. De esta manera se garantiza agua de beber segura durante brotes comunitarios ocasionados por agua de beber contaminada.
  • al viajar o acampar en países donde el suministro de agua no es seguro, evite beber agua del grifo sin hervir y evite comer alimentos crudos lavados con agua del grifo sin hervir.
  • evitar que su hijo nade en piscinas si tuvo Cryptosporidium, como mínimo, durante dos semanas después de que la diarrea haya desaparecido. El Crypto puede transmitirse en las heces y el agua contaminada durante varias semanas después de que su hijo haya dejado de manifestar síntomas. Esto ocasionó varios brotes de cryptosporidium entre usuarios de piscinas. El Crypto puede sobrevivir durante varios días en piscinas tratadas con cloro.

¿Puede mi hijo infectarse con gérmenes de los alimentos?

Casi todos experimentan una enfermedad transmitida por los alimentos en algún momento de su vida. Al contrario de lo que dicta la creencia popular, las enfermedades transmitidas por los alimentos pueden desarrollarse cuando el alimento se prepara en un restaurant o en el hogar. Si el alimento se manipula y se prepara con seguridad, pueden evitarse la mayoría de las enfermedades.

Todos los alimentos pueden contener alguna bacteria natural y el almacenamiento o manejo incorrectos permite su crecimiento. Además, los alimentos pueden estar contaminados con bacterias provenientes de otras fuentes que pueden provocar enfermedades. Los alimentos contaminados o sucios pueden ser muy peligrosos, especialmente para los niños. Según los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), las enfermedades por alimentos ocasionan anualmente la muerte de 5200 personas de diversas edades. También provocan fiebre, calambres estomacales, vómitos y diarrea a casi 80 millones de estadounidenses, o una de cada tres personas.

A continuación enunciamos cuatro consejos importantes recomendados por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) para prevenir la contaminación de los alimentos.

  • Sea cauteloso al comprar alimentos.
    • Cuando esté en una tienda de productos alimenticios, tome los alimentos no perecederos tales como carne, huevos y leche una vez que haya comprado los demás productos, de manera que permanezcan frescos.
    • Lleve los alimentos directamente a su hogar para que no se pongan en mal estado dentro del automóvil caliente.
    • Evite la leche cruda o no pasteurizada.
    • Puesto que los huevos, la carne, los mariscos y las aves tienen mayores probabilidades de contener bacterias, no permita que los jugos de los mismos caigan encima de otros alimentos.
  • Almacene los alimentos correctamente.
    • Guarde los huevos, la carne cruda, las aves y los mariscos en la nevera.
    • Una nevera debe tener una temperatura de 4,4 ºC (40 °F).
    • Un congelador debe tener una temperatura de -17,7 ºC (0 °F).
    • Limpie y desinfecte la nevera y el congelador regularmente.
    • Utilice contenedores para evitar la contaminación de otros alimentos o superficies de la cocina. No guarde alimentos descubiertos en la nevera o el congelador.
  • Tome precauciones especiales al preparar y cocinar alimentos.
    • Lávese las manos y limpie y desinfecte las superficies de la cocina antes, durante y después de manipular, cocinar y servir alimentos.
    • Descongele los alimentos congelados en un plato, ya sea en la nevera o en el horno de microondas, pero no lo haga en la mesada.
    • Cocine los alimentos inmediatamente después de descongelarlos.
    • Utilice platos y utensilios diferentes para los alimentos crudos y los alimentos cocinados.
    • Lave las frutas y los vegetales crudos antes de comerlos.
  • Enfríe y guarde correctamente los restos de comida después de haber servido los alimentos.
    • Puesto que las bacterias nocivas crecen a temperatura ambiente, mantenga la comida caliente a 60 ºC (140 °F) o una temperatura superior y, la comida fría, a 4,4 ºC (40 °F) o inferior. Esto es de especial importancia durante los picnics y buffets.
    • No deje alimentos no perecederos afuera durante más de dos horas.
    • Refrigere o congele inmediatamente los restos de comida, utilizando contenedores poco profundos o bien envueltos en bolsas.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Los Trastornos Digestivos y Hepáticos

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355