Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Crecimiento y Desarrollo

Niño que Muerde

Los niños que muerden a otros generan una gran inquietud en sus padres. Además, los padres del niño que es mordido generalmente se preocupan acerca de una posible infección. Por lo tanto, el hábito de morder es un comportamiento inaceptable que debe corregirse durante la niñez para evitar que se repita.

¿Por qué los niños pequeños muerden?

Si bien el hábito de morder es bastante común en los niños pequeños, resulta a menudo inquietante para los adultos. Un miembro de la familia, un compañero de juegos o de clase en la guardería o el preescolar puede resultar mordido. Morder a otro niño no sólo puede causar dolor y temor sino que también perturba a los otros niños y a menudo enfurece a los maestros y demás adultos.

El hábito de morder normalmente se origina por uno de cuatro factores diferentes, entre los que se incluyen los siguientes:

  • experimentación
    Los bebés y los niños pequeños muerden para experimentar y explorar el mundo que los rodea. Se llevan todo tipo de objetos a la boca y a veces los muerden. Usted puede contribuir a erradicar esta mala costumbre diciéndoles: "¡No, morder duele!" y manteniéndose firme. También ofrézcales cosas que puedan morder de modo seguro como por ejemplo, anillos para la dentición.
  • frustración
    Un niño pequeño puede también morder si se siente frustrado o incapaz de enfrentar una situación. Hasta que aprenda a jugar cooperativamente, es posible que responda a las demandas de los demás niños pegándoles o mordiéndolos. Entre algunas de las pautas útiles para intentar erradicar este tipo de conducta se incluyen las siguientes:
    • Procure que los períodos de juego de su hijo no se prolonguen demasiado y que no juegue con muchos niños a la vez.
    • Supervise de cerca a los niños pequeños cuando juegan.
    • Si uno muerde a otro, diga: "No, no muerdas. Morder duele." y aleje inmediatamente a su hijo de la situación. Permanezca con él y ayúdelo a tranquilizarse. También resulta beneficioso intentar alternativas que podrían resultar más efectivas para manejar la situación y que su hijo aprenda a controlar sus emociones.
  • impotencia
    Es posible que un niño muerda cuando necesita sentirse fuerte. Por ejemplo, el niño más pequeño de la familia puede a menudo llegar a morder a alguien sólo para ganar poder. Para intentar evitar este tipo de conducta, haga lo siguiente:
    • Asegúrese de que su hijo se sienta protegido y que los demás no lo molesten constantemente.
    • Explíqueles la situación a los niños mayores y busque su ayuda para equilibrar las condiciones.
    • Si el niño muerde, dígale que no debe hacerlo y aléjelo inmediatamente de la situación. Permanezca con él y ayúdelo a tranquilizarse. También resulta beneficioso intentar alternativas que podrían resultar más efectivas para manejar la situación y que su hijo aprenda a controlar sus emociones.
  • estrés
    Un niño puede morder si siente un gran estrés emocional. Tenga siempre en cuenta que el hecho de que el niño muerda a alguien puede llegar a tratarse de un signo de sufrimiento o dolor cuando se siente disgustado o enojado. Si esto sucede, haga lo siguiente:
    • Intente averiguar qué es lo que perturba al niño. Observe lo que ocurre justo antes de que muerda a alguien.
    • Ayúdelo a descubrir formas alternativas de expresar sus sentimientos. Asegúrese de que entienda que morder no es correcto y aléjelo inmediatamente de la situación.

Si su hijo muerde, responda con firmeza pero con calma. Asegúrese de que entienda que usted desaprueba esa conducta y aléjelo de la situación. También ayúdelo a descubrir nuevos formas de relacionarse con su entorno. Si advierte que morder se ha convertido en un hábito para su hijo, consulte al médico del niño o a un profesional del cuidado de la salud acerca del problema.

¿Qué debo hacer si mi hijo muerde a los demás?

Si bien cada niño es diferente, a continuación se enumeran algunas recomendaciones que podrían resultar útiles para controlar a un niño que muerde:

  • Manténgase firme. Dígale que usted no aceptará que muerda a otras personas y explíquele sus razones. Dígale también que morder lastima a los demás.
  • Sugiérale alguna forma de conducta alternativa en vez de morder. Si muerde porque está enojado, dígale que recurra a usted y le cuente qué le molesta. Un niño menor de 18 meses de vida quizás necesite un juguete que pueda morder.
  • Si descubre al niño mordiendo a alguien, use un "no" firme para contenerlo o intente detenerlo antes de que muerda.
  • Si su niño muerde, póngalo en penitencia, quítele un juguete favorito o suspéndale alguna actividad que disfrute.
  • No muerda a su hijo porque él mordió a otra persona. Si lo hace, el niño probablemente crea que morder es aceptable. Tampoco muerda a su hijo jugando, ya que esto puede inducirlo a morder a otros.
  • Elógielo cuando no muerde

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Crecimiento y el Desarrollo

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355