Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Crecimiento y Desarrollo

Control del Peso

Datos sobre la obesidad:

Según el Centro Nacional para la Estadística de la Salud (National Center for Health Statistics), en Estados Unidos alrededor del 17 por ciento de los niños cuyas edades oscilan entre los 6 y 11 años y el 17 por ciento de los adolescentes (edades entre 12 y 19 años) tienen sobrepeso. En la actualidad, hay más personas con sobrepeso que hace 15 años. Este aumento de casos se advierte en ambos sexos y en todas las edades. Es muy probable que las personas obesas, como por ejemplo los adolescentes, sigan siendo obesas en la edad adulta.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad se define como la acumulación generalizada de adiposidad corporal. Se determina midiendo la estatura y el peso del niño. Un niño o un adolescente se considera obeso cuando se encuentra muy por encima del peso ideal para su estatura. El sobrepeso se define como un aumento del tamaño del cuerpo con aumento de la masa corporal magra y sin acumulación excesiva de adiposidad corporal. No se ha establecido una norma para separar la obesidad del sobrepeso. Los estudios de investigación sugieren que los niños y los adolescentes con sobrepeso pueden transformarse en adultos con sobrepeso.

¿Cuáles son las causas del sobrepeso en niños y adolescentes?

A continuación, se detallan algunos de los factores que pueden contribuir al sobrepeso en los adolescentes:

  • fácil acceso a los alimentos, especialmente a bocadillos con alto contenido calórico
  • actitudes de los padres hacia la comida
  • aumento en la ingesta de comidas rápidas
  • utilización de los alimentos como recompensa o para cambiar conductas
  • falta de ejercicio
  • consumo de bocadillos mientras se mira televisión
  • desconocimiento de cómo alimentarse saludablemente
  • factores hereditarios (la contextura de los padres y otros miembros de la familia)

Control del peso:

Fotografía de un médico pesando a una paciente adolescente

La base del tratamiento de la obesidad en los niños y adolescentes implica cambios en la dieta y ejercicios. Es importante que los padres y el adolescente estén preparados y tengan voluntad para realizar este cambio. Generalmente, la pérdida de peso no se recomienda en bebés y niños pequeños que aún están creciendo y desarrollándose. El objetivo del tratamiento para estos niños es mantener su peso mientras continúan creciendo en estatura. La reducción del peso puede recomendarse para adolescentes obesos que han completado su crecimiento. A continuación, se describen algunas de las pautas generales que pueden seguirse en el tratamiento de su hijo:

Para niños menores de 2 años de edad:

  • El objetivo es disminuir el porcentaje de aumento de peso, no perder peso.
  • Reduzca la cantidad de jugo a 4 onzas por día.
  • Limite la cantidad de alimentos con alto contenido calórico, como por ejemplo postres, budines y helados.
  • Use un chupete entre las comidas para mantener satisfecha la necesidad de succionar de su hijo.
  • Consulte a un nutricionista.
  • Controle regularmente el aumento de peso.

Para niños de entre 2 y 7 años de edad:

  • El objetivo para este grupo etáreo es mantener el peso basal, no perder peso. A medida que el niño crece en altura, puede notarse una lenta reducción del peso.
  • Después de los 2 años, está permitido reducir la cantidad de grasas en la dieta del niño.
  • Aumente las ingestas de cereales, frutas y verduras en el niño.
  • Reduzca la ingesta de postres y comidas con alto contenido calórico.
  • Use productos lácteos con bajo contenido graso.

Para niños mayores de 7 años de edad:

  • El objetivo es mantener inicialmente el peso basal y luego agregar cambios progresivos en la alimentación y el ejercicio para lograr una lenta pérdida de peso, según lo recomiende el médico de su hijo.
  • A esta edad, un niño o un adolescente debe seguir las pautas de un adulto y limitar la ingesta de grasas.
  • Aliéntelo a comer una variedad de alimentos con bajo contenido calórico. Tenga en cuenta lo siguiente:
    • Su hijo necesita suficientes calorías para mantener su nivel de energía, pero no más de las que pueda quemar. Esto se conoce como equilibrio energético.
      • Si su hijo ingiere más calorías de las que quema, aumentará de peso.
      • Si ingiere menos calorías de las que quema, bajará de peso.
      • Si logra un equilibrio, mantendrá su peso.
    • Aunque su hijo esté a dieta, las calorías no deberían reducirse hasta el punto de no satisfacer sus niveles de energía. La cantidad de calorías que su hijo necesita depende fundamentalmente de la edad, el sexo y el nivel de actividad. Es necesario que su hijo:
  • Disminuya el consumo de alimentos con alto contenido graso.
  • Coma más verduras y frutas.
  • Coma menos dulces, caramelos, galletas y papas fritas y beba menos bebidas gaseosas.
  • Cambie la leche entera por leche descremada.
  • Consulte grupos de apoyo.

Como padre, ¿qué puedo hacer para ayudar a tratar la obesidad?

  • No utilice los alimentos como recompensa. Utilice otras actividades como recompensa por la buena conducta.
  • Comparta las comidas y las colaciones en familia.
  • Sólo ofrezca a su hijo opciones saludables. Por ejemplo, guarde en el refrigerador manzanas y yogur en lugar de galletas y pasteles.
  • Involucre a toda la familia en un plan de alimentación saludable y no sólo al adolescente que tiene sobrepeso.
  • Aliente actividades que promuevan el ejercicio, como andar en bicicleta, caminar o patinar.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Crecimiento y el Desarrollo

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355