Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Crecimiento y Desarrollo

Síndrome Premenstrual (PMS)

¿Qué es el síndrome premenstrual?

La mayoría de las mujeres experimenta algún síntoma desagradable o molesto durante su ciclo menstrual. Para algunas, los síntomas son intensos, aunque duran poco y no interfieren en sus actividades, mientras que otras, sin embargo, pueden experimentar uno o más de una amplia variedad de síntomas que perturban transitoriamente sus actividades normales y que pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días. El conjunto de estos síntomas se denomina síndrome premenstrual (su sigla en en inglés es PMS) y los tipos e intensidad varían según cada mujer. Los síntomas a menudo cesan con el comienzo del periodo menstrual, sin embargo, en algunas mujeres pueden persistir durante y después de la menstruación.

¿Quiénes se ven afectadas por el síndrome premenstrual?

Hasta un 85 por ciento de las mujeres experimenta, durante sus años reproductivos, algunos de los síntomas comunes asociados con el PMS. Además, alrededor de un 30 a un 40 por ciento de ellas padecen síntomas tan graves que llegan a afectar sus actividades diarias. Se estima que menos de un 10 por ciento de las mujeres experimentan síntomas tan extremos que se las considera incapacitadas por el trastorno. Si bien el PMS se presenta normalmente en mujeres de más edad, las adolescentes también pueden verse afectadas.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome premenstrual?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del síndrome premenstrual. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

síntomas psicológicos
  • irritabilidad
  • nerviosismo
  • falta de control
  • agitación
  • enojo
  • insomnio
  • dificultad para concentrarse
  • letargo
  • depresión
  • fatiga considerable
  • ansiedad
  • confusión
  • mala memoria
  • disminución de la autoestima
  • paranoia
  • hipersensibilidad emocional
  • episodios de llanto
  • mal humor
  • alteraciones del sueño

retención de líquido

  • edema (hinchazón de los tobillos, las manos y los pies)
  • aumento de peso periódico
  • oliguria (disminución de la cantidad de orina)
  • inflamación y dolor de los senos

problemas respiratorios

  • alergias
  • infecciones

molestias en los ojos

  • alteraciones de la visión
  • conjuntivitis
síntomas gastrointestinales
  • cólicos abdominales
  • distensión gaseosa
  • constipación
  • náuseas
  • vómitos
  • pesadez o presión en la pelvis
  • dolor de espalda

problemas cutáneos

  • acné
  • neurodermatitis (inflamación de la piel con comezón)
  • empeoramiento de otros trastornos cutáneos, incluido el herpes labial

síntomas neurológicos y vasculares

  • dolores de cabeza
  • vértigo
  • síncope (desmayo)
  • entumecimiento, sensación de punzadas, hormigueo o aumento de la sensibilidad en los brazos y, o en las piernas
  • fácil formación de moretones
  • palpitaciones
  • espasmos musculares

otros

  • disminución de la coordinación
  • menstruación dolorosa
  • disminución de la libido (deseo sexual)
  • cambios en el apetito
  • antojos de comidas
  • sofocos

Los síntomas del síndrome premenstrual pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cuáles son las causas del síndrome premenstrual?

El síndrome premenstrual parece estar relacionado con la fluctuación en los niveles de estrógeno y progesterona del organismo y no implica necesariamente una deficiencia en el funcionamiento de los ovarios. A continuación se enumeran algunos de los factores que se han sugerido como posibles causas del síndrome premenstrual:

  • desequilibrio estrógeno-progesterona
  • hiperprolactinemia (secreción excesiva de prolactina, la hormona que estimula el desarrollo de los senos)
  • exceso de aldosterona (su sigla en en inglés es ADH, la hormona cuya función es regular el metabolismo del sodio, el cloruro y el potasio)
  • cambios en el metabolismo de los hidratos de carbono
  • retención de sodio y agua en los riñones
  • hipoglicemia (bajo nivel de glucosa en sangre)
  • alergia a la progesterona
  • factores psicogénicos

Cómo prevenir los síntomas del síndrome premenstrual:

Llevar a cabo una serie simple de cambios en el estilo de vida puede ayudar a ciertas mujeres a reducir la aparición de los síntomas del síndrome premenstrual. Entre estos cambios se pueden incluir una o más de las siguientes opciones:

  • ejercicio regular (de tres a cinco veces por semana)
  • dieta equilibrada
    Generalmente, se recomienda que las mujeres con síndrome premenstrual aumenten el consumo de granos enteros, verduras y frutas, y que disminuyan el consumo de sal, azúcar, cafeína y alcohol.
  • sueño y descanso adecuados

Cómo se diagnostica el síndrome premenstrual:

Además del examen físico y pélvico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnósticar el síndrome premenstrual son aún muy limitados. Su médico puede recomendarle una evaluación psiquiátrica para obtener un diagnóstico diferencial y descartar otros posibles trastornos. Es posible también que le solicite llevar un registro o un diario de sus síntomas durante varios meses para poder evaluar más eficientemente la frecuencia, la gravedad, el inicio y la duración de ellos.

Tratamiento para el síndrome premenstrual:

El tratamiento específico para el síndrome premenstrual será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la gravedad de los síntomas
  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

Consultar a su médico acerca de los síntomas suele resultar beneficioso, ya que puede no sólo ayudarla a comprenderlos mejor sino también guiarla hacia actividades favorables para el control del estrés. Entre otros de los posibles tratamientos para sobrellevar los síntomas del síndrome premenstrual se pueden incluir los siguientes:

  • administración de diuréticos con anticipación al momento en el que normalmente se presentan los síntomas (para reducir la retención de líquidos)
  • inhibidores de la prostaglandina (es decir, antiinflamatorios no esteroides [AINES] como por ejemplo, la aspirina o el ibuprofeno), para reducir el dolor
  • anticonceptivos por vía oral (inhibidores de la ovulación)
  • progesterona (tratamiento hormonal)
  • calmantes
  • modificaciones en la dieta
  • suplementos vitamínicos (por ejemplo, vitamina B6, calcio y magnesio)
  • ejercicio regular
  • antidepresivos (u otros medicamentos)

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Crecimiento y el Desarrollo

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355