Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Recién Nacido de Alto Riesgo

Sepsis

¿Qué es la sepsis?

La sepsis es el término que se utiliza para describir una infección grave presente en la sangre y que se disemina por todo el cuerpo. En los recién nacidos, también se la denomina sepsis neonatal o septicemia neonatal.

¿Cuáles son las causas de la sepsis?

La sepsis puede desarrollarse luego de una infección por microorganismos, entre los que se incluyen los virus, los hongos, los parásitos y las bacterias. Los bebés pueden contraer infecciones durante el embarazo, a través del contacto con el tracto genital de la madre durante el trabajo de parto y en el parto o después del nacimiento, por el contacto con los demás.

Es más probable que se desarrolle sepsis en el recién nacido cuando la madre sufre complicaciones en el embarazo que aumentan las posibilidades de infección. Entre estas complicaciones se pueden incluir las siguientes:

  • ruptura prematura de membranas (saco amniótico), o ruptura de membranas durante un período prolongado
  • problemas de hemorragia
  • parto difícil
  • infección en el útero o en las membranas placentarias
  • fiebre en la madre

Es posible que los bebés también desarrollen la sepsis al contraen infecciones después del nacimiento por el contacto con personas u objetos infectados. Los bebés que se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) corren mayor riesgo de contraer infecciones intrahospitalarias. Muchos de estos bebés son prematuros o con bajo peso al nacer, lo que los hace más susceptibles a las infecciones y aumenta sus probabilidades de recibir tratamientos y procedimientos invasivos. Los microorganismos que normalmente viven en la piel pueden provocar infección si invaden el cuerpo del bebé a través de los catéteres y otros tubos.

¿Cuáles son los microorganismos que provocan infecciones graves y sepsis en los bebés?

Prenatales Durante el parto Después del nacimiento
rubéola (sarampión alemán) estreptococo del grupo B (su sigla en inglés es GBS) virus sincitial respiratorio (su sigla en inglés es RSV)
citomegalovirus (CMV) E. coli Candida
virus varicella-zoster (virus de la varicela) virus del herpes simplex Haemophilus influenzae tipo B (su sigla en inglés es Hib)
Listeria monocytogenes   enterovirus

¿Por qué es la sepsis una preocupación?

La sepsis puede resultar una amenaza para la vida del recién nacido, especialmente si el sistema inmune del bebé está debilitado por la prematurez u otra enfermedad. Cuando el sistema inmune inmaduro de un bebé carece de la capacidad para combatir los microorganismos, la infección puede diseminarse rápidamente por todo el cuerpo y originar enfermedades graves como por ejemplo, la meningitis o la neumonía.

¿Cuáles son los síntomas de la sepsis?

La sepsis en los recién nacidos no siempre es fácil de identificar, dado que no manifiestan los síntomas de las infecciones de la misma manera que los demás bebés y niños. A continuación se enumeran algunos de los síntomas de infección en los recién nacidos. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente, según el tipo de organismo que originó la infección y la gravedad y ubicación de la infección. Entre estos síntomas se pueden incluir los siguientes:

  • apnea (suspensión de la respiración) o dificultad respiratorias
  • bradicardia (disminución de la frecuencia cardíaca)
  • disminución o inestabilidad de la temperatura corporal
  • succión débil
  • ictericia (color amarillento de la piel y los ojos)

¿Cómo se diagnostica la sepsis?

Pueden ser necesarios exámenes de rutina para el diagnóstico de la sepsis y para localizar la infección e identificar el tipo de microorganismo que la provocó. Entre estos exámenes se pueden incluir los siguientes procedimientos:

  • análisis de sangre
  • punción lumbar (También llamada punción raquídea.) - se coloca una aguja especial en la región lumbar, en el interior del canal raquídeo (la región que rodea a la médula espinal). Por medio de este procedimiento se puede medir la presión que existe en el canal raquídeo y en el cerebro. También se puede extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR, líquido que baña el cerebro y la médula espinal de su hijo) y enviarla al laboratorio para comprobar si existe una infección o algún otro tipo de problema.
  • cultivos de sangre
  • cultivo de orina (en algunos casos, a través de la punción suprapúbica, inserción de una aguja en la vejiga por la parte baja del abdomen)
  • cultivo de los líquidos que se encuentran en el interior de los tubos y catéteres colocados en el bebé
  • radiografía - examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.

También pueden realizarse procedimientos para determinar qué antibióticos o medicamentos son más eficaces para el tratamiento contra el microorganismo específico.

Tratamiento para la sepsis:

El tratamiento específico para la sepsis será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos
  • la gravedad de la enfermedad
  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia

El diagnóstico y tratamiento precoces de la infección son importantes para evitar que la sepsis se disemine por todo el cuerpo del bebé. Sin embargo, puede llevar varios días para que el organismo se desarrolle en los cultivos de sangre y de fluidos corporales y pueda ser identificado. Por esta razón, se puede comenzar con un tratamiento preventivo con antibióticos inmediatamente después de realizar los cultivos en los bebés que corren mayor riesgo de contraer la sepsis, como por ejemplo, los prematuros o con bajo peso al nacer. La mayoría de los medicamentos se administran por vía endovenosa (IV).

La sepsis puede resultar una amenaza para la vida dado que la infección puede afectar varios aparatos y sistemas del cuerpo al mismo tiempo y esto puede complicar el tratamiento. Los bebés con sepsis necesitarán atención en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y, posiblemente, antibióticos, otros medicamentos y un tratamiento especializado (como por ejemplo, con respirador artificial). El equipo del cuidado de la salud trabajará para brindar la mejor atención, tratando la infección y cuidando de su bebé.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Recién Nacido de Alto Riesgo

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355