Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Seguridad y Prevención de Lesiones

Seguridad en el Agua - Prevención

Si los niños están cerca de masas de agua frecuentemente, sería aconsejable que los padres aprendiesen resucitación cardiopulmonar (CPR) que, en caso de emergencia, puede salvar vidas, reducir la gravedad de una lesión y aumentar las posibilidades de supervivencia. Puede acudir a clases de CPR en los centros de la Cruz Roja Estadounidense (American Red Cross) o de la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association), así como en el hospital o en el departamento de bomberos de su ciudad. Otros consejos específicos para la prevención de ahogamientos son los siguientes:

Bebés (hasta 1 año):

Los bebés se pueden ahogar en unos pocos centímetros de agua. La mayoría de los ahogamientos en bebés se producen en las bañeras. Algunos consejos para la prevención de ahogamientos en bebés son:

  • Nunca deje a un niño pequeño solo en la bañera, ni siquiera por un minuto. Ni los "anillos" de sostén pueden evitar que el niño se ahogue.
  • Vacíe los baldes u otros recipientes que contengan líquidos.
  • Mantenga cerradas las puertas de los baños e instale dispositivos de seguridad para evitar que el niño entre al baño (por ejemplo, tapas en el picaporte de la puerta).
  • Mantenga cerrados los inodoros o utilice trabas de seguridad.

Niños en edad preescolar (1 a 5 años):

Los niños de este grupo etáreo a menudo se ahogan en piscinas. Con frecuencia, esto sucede cuando el niño se aleja de la casa y va a la piscina sin que los padres adviertan su ausencia. Los niños pueden resbalar y caer en la piscina sin que se escuche un sonido ni un chapuzón.

Seguridad en la piscina:

Para evitar que su hijo se ahogue en una piscina, la AAP recomienda lo siguiente:

  • Siempre vigile al niño de cerca cuando esté dentro o cerca de una piscina. Nunca deje a un niño pequeño solo dentro o cerca de una piscina, ni siquiera por un momento.
  • Quite los juguetes de la piscina para que el niño no tenga la tentación de ir a buscarlos.
  • Siempre vacíe y guarde las piscinas inflables después de cada uso.
  • No permita que el niño utilice el trampolín en una piscina que no cuenta con habilitación para poseerlo.
  • Evite los toboganes de piscinas: son muy peligrosos.
  • Mantenga los aparatos eléctricos lejos de la piscina para evitar descargas eléctricas.
  • No permita el uso de juguetes de montar cerca de las piscinas.
  • Tenga un teléfono cerca de la piscina para utilizarlo en caso de emergencias.
  • Instale vallas protectoras alrededor de la piscina. La valla no sólo protegerá a su hijo, sino también a los otros niños de la zona. El vallado de la piscina debe cumplir con las siguientes especificaciones para maximizar la seguridad del niño:
    • La valla debe separar la piscina de la casa y del área de juegos del jardín.
    • Las vallas que rodean piscinas deben tener cuatro lados y no incluir la pared de la casa como uno de ellos.
    • El vallado debe tener una altura mínima de 1,20 m (48 pulgadas).
    • La separación entre los listones de la valla no debe superar los 10 cm (4 pulgadas). En las vallas de tela metálica, los cuadros no deben ser mayores de 4,40 cm (1-3/4 pulgadas).
    • El portón de la valla debe cerrarse y trabarse automáticamente, y los pestillos deben estar a una altura fuera del alcance del niño. El portón debe abrirse hacia el lado opuesto a la piscina. De esta manera, si un niño pequeño se apoya contra un portón que no está trabado, éste se cerrará.
  • Otros dispositivos útiles, que en combinación con el vallado maximizan la seguridad del niño, son las alarmas para piscinas, las alarmas para puertas o portones y las cubiertas automáticas que cubren la piscina por completo. Asegúrese de que no quede agua estancada sobre la cubierta de la piscina.

Niños en edad escolar (5 a 12 años):

Los niños de este grupo etáreo tienen más posibilidades de ahogarse en masas de agua como océanos, lagos y ríos.

  • Siempre vigile a su hijo cuando esté nadando en una masa de agua de cualquier tipo.
  • No le permita zambullirse a menos que usted sepa que la profundidad es de 2,75 m (nueve pies) por lo menos.
  • No permita que su hijo nade durante tormentas eléctricas.
  • No permita que su hijo juegue con otros niños dentro del agua de alguna manera que se pueda confundir con un ahogamiento.
  • Enseñe a su hijo a mantener la calma y a flotar en posición vertical hasta que llegue ayuda si el agua lo aleja de la costa.
  • Asegúrese de que el niño utilice un PFD aprobado por la Guardia Costera Estadounidense cuando se encuentre en una embarcación.
  • No permita que el niño nade alrededor de las embarcaciones o en áreas donde se practica esquí acuático.
  • No permita que su hijo juegue con juguetes inflables cuando la profundidad del agua supere la altura de la cintura.

Adolescentes (12 a 18 años):

Aunque es más probable que los niños mayores sepan nadar, corren riesgo de ahogarse por sobrestimar sus habilidades, por ignorar la existencia de corrientes o desconocer la profundidad del agua o por el consumo de alcohol o drogas. Para evitar que su hijo adolescente se ahogue, la AAP recomienda lo siguiente:

  • Insista en que su hijo adolescente nade siempre acompañado.
  • Aliéntelo a tomar clases de natación, buceo y rescate o seguridad en el agua para que adquiera las habilidades necesarias para nadar y zambullirse con seguridad. Estas clases también pueden evitar que el adolescente actúe en forma imprudente.
  • Enséñele que nunca debe nadar ni zambullirse bajo los efectos del alcohol o las drogas.
  • Asegúrese de que su adolescente verifique la profundidad del agua antes de zambullirse.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Seguridad y Prevención de Lesiones

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355