Home > Spanish Tests and Procedures > Neurológica Pruebas y Procedimientos

Oculopletismografía (OPG)

(Evaluación de permeabilidad de la arteria carótida, Presiones oculares)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es la oculopletismografía?

Ilustración de una arteria normal y una enferma
Clic Imagen para Ampliar

La oculopletismografía (OPG) se utiliza para detectar la presencia de una obstrucción en las arterias carótidas. Estas arterias, que se encuentran a ambos lados del cuello, transportan sangre oxigenada desde el corazón hacia el cerebro. Si las arterias carótidas se obstruyen o estrechan debido a depósitos grasos, el cerebro puede verse privado de oxígeno y puede producirse un accidente cerebrovascular (daño al tejido cerebral debido a la falta de flujo sanguíneo).

La OPG puede utilizarse para hacer el seguimiento de una endarterectomía carótida, un procedimiento quirúrgico que se realiza para tratar el estrechamiento de la arteria carótida. La OPG mide indirectamente el flujo sanguíneo de la arteria oftálmica, que se ramifica desde la arteria carótida e irriga sangre al ojo. Se colocan ventosas de succión en los ojos y sensores en los lóbulos de las orejas.

Si el impulso llega a las arterias oftálmicas y a los lóbulos de las orejas al mismo tiempo, esto por lo general significa que las arterias carótidas no presentan obstrucciones. Por el contrario, si el impulso llega a los ojos y a los lóbulos en momentos diferentes, esto puede indicar que el flujo sanguíneo en estas arterias está limitado.

La OPG sólo da una estimación del alcance de la obstrucción que puede existir. Si los resultados son anormales, puede ser necesario realizar un examen más preciso conocido como angiografía (una evaluación de la arteria con rayos-X después de una inyección con colorante de contraste opaco).

Debido a que la tecnología de ultrasonido puede evaluar el flujo sanguíneo de la arteria carótida con mucha más facilidad, en la actualidad pocas veces se realizan OPG.

¿Qué es la oculoneumopletismografia?

La OPG a menudo se realiza junto con un examen conocido como oculoneumopletismografia (OPPG; OPP-Gee). Al igual que la OPG, la OPPG puede detectar el estrechamiento u obstrucción de la arteria carótida y se la indica por las mismas razones, aunque el procedimiento tiene algunas diferencias.

Para la OPPG, se colocan ventosas de succión parecidas a lentes de contacto sobre los ojos y se aplica un vacío más potente que el utilizado para la OPG (cerca de 300 mmHg en comparación con 50 mmHg para la OPG). Esta poderosa succión detiene las pulsaciones de la arteria ocular de manera temporal. Cuando disminuye la potencia de la succión, las pulsaciones reaparecen y se las graba. También se mide la presión arterial del brazo. En conjunto, estas mediciones pueden utilizarse para determinar el flujo sanguíneo a través de la arteria carótida.

Otros procedimientos que pueden realizarse para evaluar la arteria carótida y sus ramas son la arteriografía cerebral y la tomografía dúplex de las arterias carótidas. Consulte estos procedimientos para obtener más información.

Razones para realizar el procedimiento

Su médico puede recomendarle una OPG si padece ataxia (incapacidad de coordinar los movimientos musculares), síncope (desmayo debido a falta del flujo sanguíneo al cerebro) o un accidente cerebrovascular. La OPG también puede utilizarse para determinar el flujo sanguíneo después de una endarterectomía de la carótida (eliminación de una obstrucción en la arteria carótida).

Su médico también puede recomendarle una OPG por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

La OPG se asocia con un riesgo de sufrir abrasión corneal (lesiones en la superficie del ojo). El riesgo puede reducirse si el paciente evita frotarse los ojos y usar lentes de contacto inmediatamente después del examen.

La OPG no debe realizarse en personas que se hayan sometido a una cirugía de ojos en los dos a seis meses anteriores al estudio o que tienen cataratas, conjuntivitis, diabetes mellitus, glaucoma no controlado, implante de lentes o antecedentes de desprendimiento de retina.

Por lo general no se realiza el examen en personas alérgicas a las anestesias locales.

La aplicación de las gotas de anestesia para los ojos que se utilizan en el procedimiento puede provocar visión borrosa pasajera y una ligera sensación de ardor.

La OPPG está contraindicada en pacientes que utilizan medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos) debido al aumento del riesgo de provocar una hemorragia de la conjuntiva (sangrado que causa que la parte blanca del ojo se ponga roja). La OPPG puede causar una pérdida temporal de la visión.

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con los resultados de la prueba. Estos incluyen, entre otros, los siguientes:

  • alta presión arterial
  • parpadeo y movimientos oculares
  • frecuencia cardiaca anormal (arritmias)

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.
  • En la mayoría de los casos, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el que autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.
  • En general, no se requiere preparación previa, como ayuno o sedación.
  • Informe a su médico si se le ha diagnosticado alta presión arterial o frecuencia cardíaca anormal, ya que estos también pueden influir en los resultados.
  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.
  • Avísele al médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes de practicar el procedimiento.
  • Si usa lentes de contacto, se le pedirá que se los quite. Debe traer sus anteojos para realizarse el examen, ya que no podrá usar lentes de contacto durante varias horas después del procedimiento.
  • Si recibe tratamiento para el glaucoma, consulte a su médico antes de tomar medicamentos y aplicarse gotas.
  • Prevea que alguien lo lleve a su casa después del procedimiento ya que existe la posibilidad de que tenga la visión borrosa.
  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

La OPG puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, la OPG sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se acueste boca arriba sobre una mesa de procedimientos o una cama.
  2. Se le indicará que no parpadee ni mueva los ojos, ya que esto puede interferir con los resultados de la prueba.
  3. Se le colocarán anestésicos en gotas en los ojos.
  4. Se le colocarán sensores de pulsaciones de los lóbulos en cada lóbulo de la oreja.
  5. Se registrará el flujo sanguíneo en cada lóbulo de la oreja.
  6. Se le colocarán ventosas de succión parecidas a lentes de contacto en ambos ojos.
  7. Se registrará el flujo sanguíneo en cada ojo.
  8. Se medirá la diferencia de tiempo en el pulso entre cada ojo, y entre los ojos y los oídos. Si hay un retraso en el flujo sanguíneo indica la posibilidad de una obstrucción en la arteria carótida.

Después del procedimiento

Una vez que finaliza el examen, se lo observará para controlar posibles molestias en los ojos o sensibilidad a la luz, lo que puede indicar una abrasión corneal. También se le indicará que no se frote los ojos y que no use lentes de contacto durante algunas horas.

Puede experimentar visión borrosa pasajera. Sin embargo, debe consultar al médico si continúa la visión borrosa o experimenta ardor o molestias cuando ya esté en su casa.

Es posible que el médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Academy of Ophthalmology (Academia Americana de Oftalmología)

American Heart Association (Asociación Americana del Corazón)

American Kidney Fund (Fondo Americano del Riñón)

American Optometric Association (Asociación Americana de Optometría)

American Stroke Association (Asociación Americana para la Embolia Cerebral)

National Eye Institute (Instituto Nacional del Ojo)

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Stroke Association (Asociación Nacional de la Embolia Cerebral)

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355