Home > Spanish Tests and Procedures > Gastroenterología Pruebas y Procedimientos

Exploración del hígado

(Exploración del hígado y bazo, gammagrafía hepática)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una exploración del hígado?

La exploración del hígado es un procedimiento radiológico especializado, utilizado para examinar el hígado a fin de identificar ciertas afecciones o evaluar la función hepática. La exploración del hígado también puede utilizarse para seguir el progreso del tratamiento de ciertas afecciones. Este procedimiento también suele denominarse exploración del hígado y bazo, porque a menudo también se examina el bazo debido a su proximidad y relación funcional estrecha con el hígado.

La exploración del hígado es un tipo de procedimiento de radiología nuclear. Esto significa que durante el procedimiento se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radiactiva para ayudar en el examen del hígado. El tejido normal del hígado absorbe la sustancia radiactiva, llamada radionúclido (radiofármaco o trazador radiactivo). El hígado absorbe entre el 80 y el 90 por ciento de la dosis de radionúclido, y el bazo entre el 5 y el 10 por ciento. El resto del radionúclido es absorbido por la médula ósea.

El radionúclido que se utiliza en las exploraciones del hígado es generalmente una forma de tecnecio. Una vez absorbido en el tejido hepático, el radionúclido emite un tipo de radiación llamada radiación gamma. La radiación gamma se detecta por un escáner, que procesa la información y forma una imagen del hígado.

Al evaluar el comportamiento del radionúclido en el cuerpo durante una gammagrafía, el médico puede evaluar y diagnosticar diversos trastornos, como tumores, abscesos, hematomas, aumento de tamaño de los órganos o quistes. La gammagrafía también puede utilizarse para evaluar el funcionamiento de los órganos y la circulación de la sangre.

Las áreas en las que el radionúclido se concentra en mayor cantidad se denominan “zonas calientes”. Las áreas que no absorben el radionúclido y que aparecen con menor brillo en la imagen se denominan “zonas frías”.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas hepáticos incluyen rayos-X del abdomen, ultrasonido abdominal, tomografía computarizada (TC) del abdomen o el hígado, o una biopsia del hígado. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del hígado:

Ilustración de la anatomía del sistema biliar
Clic Imagen para Ampliarla

El hígado es el órgano más grande del cuerpo. Está situado en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma y por encima del estómago, el riñón derecho y los intestinos. Es un órgano de forma cónica, de color marrón rojizo oscuro.

El hígado contiene permanentemente alrededor de una pinta (1/2 litro, o 13 por ciento) de la sangre total del cuerpo. Consta de dos lóbulos principales, y cada uno de estos está formado por miles de lobulillos. Estos lobulillos se conectan con pequeños conductos que, a su vez, están conectados a conductos más grandes que finalmente forman el conducto hepático. El conducto hepático transporta la bilis (líquido que ayuda a descomponer las grasas y elimina los desechos del cuerpo) producida por las células del hígado a la vesícula biliar y el duodeno (la primera porción del intestino delgado).

El hígado lleva a cabo muchas funciones importantes, como:

  • formar la bilis, que es el líquido que ayuda en la descomposición de las grasas y elimina los desechos del cuerpo
  • transformar los alimentos en energía
  • depurar la sangre de drogas y otras sustancias tóxicas
  • producir determinadas proteínas del plasma sanguíneo
  • regular la coagulación sanguínea.

El bazo, un órgano ovalado que se encuentra entre el estómago y el diafragma en el lado izquierdo del cuerpo, ayuda a mantener la sangre saludable. Participa en la producción de linfocitos (glóbulos blancos que combaten las infecciones y las enfermedades), la destrucción de los glóbulos rojos, y la filtración y almacenamiento de la sangre.

El sistema biliar consta de órganos y conductos (conductos biliares, vesícula biliar y estructuras asociadas) que participan en la producción y transporte de la bilis.

Razones para realizar el procedimiento

La exploración del hígado se puede realizar para detectar enfermedades como cáncer, hepatitis o cirrosis. Ciertas lesiones como tumores, abscesos o quistes del hígado o el bazo se pueden observar en una exploración del hígado. También puede realizarse una exploración del hígado para evaluar el estado del hígado y/o el bazo después de un traumatismo en el abdomen, o cuando hay un dolor sin explicación en el cuadrante superior derecho del abdomen. En dicha exploración se puede ver el hígado o el bazo en un tamaño aumentado.

También puede realizarse una exploración del hígado para evaluar la respuesta al tratamiento de enfermedades hepáticas y/o para controlar el curso de una enfermedad hepática. La hipertensión portal (presión arterial elevada en la circulación hepática) se puede detectar mediante una exploración del hígado cuando es el bazo, en vez del hígado, el que absorbe más radionúclido.

Su médico puede recomendarle también una exploración del hígado por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

La cantidad de radionúclido que le inyectan en la vena para el procedimiento es bastante pequeña, por lo que no hay necesidad de tomar precauciones contra la exposición radiactiva. La inyección del radionúclido puede causar una ligera molestia. Las reacciones alérgicas al radionúclido son poco frecuentes, pero pueden ocurrir.

Para algunos pacientes, el hecho de estar acostados sobre la mesa de exploración durante todo el procedimiento puede causar cierta molestia o dolor.

Los pacientes alérgicos o con sensibilidad a los medicamentos, colorantes de contraste, a los mariscos o al látex deben informárselo a su médico.

Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo a su médico debido al riesgo de lesionar al feto con una exploración del hígado. Si está en período de lactancia, debe avisarle al médico debido al riesgo de contaminar la leche materna con el radionúclido.

Es posible que haya otros riesgos, que dependen de su estado de salud específico. Asegúrese de consultar todas sus dudas con el médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con la exactitud de los resultados de la exploración del hígado. Estos factores incluyen, entre otros, los siguientes:

  • presencia de un radionúclido en el cuerpo, por un procedimiento de medicina nuclear previo dentro de un determinado período
  • bario remanente en el tracto gastrointestinal (GI) debido a un procedimiento reciente con bario

Antes del procedimiento

  • El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular todas las preguntas que pueda tener al respecto.
  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario cuidadosamente y pregunte si hay algo que no le resulta claro.
  • En general, no se requiere una preparación previa, como ayuno o sedación, antes de una exploración del hígado.
  • Informe al radiólogo o tecnólogo si es alérgico o sensible a ciertos medicamentos, colorantes de contraste o yodo.
  • Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo a su médico.
  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

La exploración del hígado se puede realizar de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar según su afección y las prácticas del médico.

Normalmente, la exploración del hígado sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.
  2. Se le pedirá que se quite la ropa y se le entregará una bata para que se la ponga.
  3. Se le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano para inyectar el radionúclido.
  4. Le inyectarán el radionúclido en la vena. Se dejará que el radionúclido se concentre en el tejido hepático, durante 30 minutos aproximadamente.
  5. Se le pedirá que permanezca inmóvil en la mesa de exploración, ya que cualquier movimiento puede afectar la calidad del estudio.
  6. El escáner se colocará sobre el cuadrante superior derecho del abdomen, a fin de detectar los rayos gamma emitidos por el radionúclido en el tejido hepático.
  7. Durante la exploración, es posible que se lo cambie de posición a fin de obtener las vistas de todas las superficies del hígado.
  8. Cuando se haya completado el examen, se quitará la vía IV.

Aunque el procedimiento de exploración del hígado en sí mismo no provoca dolor, el estar acostado durante todo el procedimiento podría producir cierta molestia o dolor, particularmente en el caso de una lesión reciente o un procedimiento invasivo como una cirugía. El tecnólogo empleará todas las medidas posibles para que usted no sienta molestias, y finalizará el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

Después del procedimiento

Debe moverse lentamente cuando se levante de la mesa de exploración, para evitar mareos por haber estado acostado durante todo el procedimiento.

Se le indicará que beba abundante líquido y que vacíe la vejiga con frecuencia durante 24 horas, aproximadamente, después del procedimiento, para ayudar a eliminar el radionúclido restante del cuerpo.

Se controlará el lugar de la vía IV para detectar cualquier signo de enrojecimiento o hinchazón. Si siente dolor u observa enrojecimiento y/o hinchazón en el lugar de la vía IV al volver a su casa luego del procedimiento, debe informar al médico, ya que esto podría ser un indicio de infección u otro tipo de reacción.

Puede reanudar su dieta y actividades normales, a menos que el médico le indique lo contrario. Es posible que el médico le dé instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American College of Gastroenterology (Colegio Americano de Gastroenterología)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) (Instituto Nacional de la Diabetes y de Las Enfermedades Digestivas y del Riñón)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355