Home > Spanish Tests and Procedures > Pulmonar Pruebas y Procedimientos

Ultrasonido de tórax

(Ultrasonografía de tórax, Ultrasonografía de la pared torácica, Sonografía de tórax)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es un ultrasonido de tórax?

Un ultrasonido de tórax es un procedimiento no invasivo (no se perfora la piel) utilizado para evaluar los órganos y las estructuras del tórax, como los pulmones, el mediastino (área del tórax que contiene el corazón, la aorta, la tráquea, el esófago, el timo y los ganglios linfáticos) y la cavidad pleural (espacio entre los pulmones y la pared interior del pecho). La tecnología de ultrasonido permite una rápida visualización de los órganos y las estructuras del pecho desde fuera del cuerpo. El ultrasonido también se puede utilizar para evaluar el flujo sanguíneo a los órganos torácicos.

El ultrasonido de tórax utiliza un transductor que envía ondas sonoras ultrasónicas de una frecuencia demasiado alta para ser oídas. Cuando el transductor se coloca sobre el tórax en determinados lugares y ángulos, las ondas sonoras ultrasónicas atraviesan la piel y otros tejidos del cuerpo hasta llegar a los órganos y estructuras del tórax. Las ondas sonoras rebotan en los órganos como un eco y regresan al transductor. El transductor recoge las ondas reflejadas, que luego se convierten en una imagen electrónica de los órganos.

Los diferentes tipos de tejidos del cuerpo afectan la velocidad en que se desplazan las ondas sonoras. El sonido se desplaza más rápido por el tejido óseo y se mueve más lentamente por el aire. El transductor interpreta la velocidad de regreso de las ondas sonoras y la proporción que regresa como los distintos tipos de tejido.

Antes del procedimiento, se coloca un gel transparente en la piel para facilitar el movimiento continuo del transductor sobre la piel y para eliminar el aire existente entre la piel y el transductor.

Al utilizar también otra tecnología de ultrasonido durante una ecografía, se puede evaluar el flujo sanguíneo dentro del tórax. Un transductor de ultrasonido capaz de evaluar el flujo sanguíneo contiene una sonda Doppler. La sonda Doppler en el transductor evalúa la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en el vaso, haciendo que las ondas sonoras se vuelvan audibles. El grado de intensidad de las ondas sonoras audibles indica la velocidad del flujo sanguíneo dentro de un vaso sanguíneo. La ausencia o debilidad de estos sonidos puede indicar una obstrucción del flujo sanguíneo.

El ultrasonido puede usarse con seguridad durante el embarazo o en presencia de alergias a colorantes de contraste, ya que no se utiliza radiación ni colorantes de contraste.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas en el tórax incluyen: radiografía de tórax, fluoroscopia de tórax, tomografía computarizada (TC) de tórax, biopsia pulmonar, biopsia pleural, gammagrafía pulmonar, mediastinoscopia, angiograma pulmonar y tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés). Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del aparato respiratorio:

Ilustración de la anatomía del aparato respiratorio
Clic Imagen para Ampliar

El aparato respiratorio está formado por los órganos que realizan el intercambio gaseoso, y son los siguientes:

  • nariz
  • faringe
  • laringe
  • tráquea
  • bronquios
  • pulmones

Las vías respiratorias superiores incluyen:

  • nariz
  • cavidad nasal
  • celdillas etmoideas
  • senos frontales
  • seno maxilar
  • laringe
  • tráquea

El tracto respiratorio inferior incluye los pulmones, bronquios y alvéolos.

¿Cuáles son las funciones de los pulmones?

Los pulmones absorben el oxígeno que las células necesitan para vivir y llevar a cabo sus funciones normales. También son los encargados de expulsar el dióxido de carbono, producto de desecho de las células del cuerpo.

Los pulmones son dos órganos en forma de cono, compuestos por tejido esponjoso de color gris rosáceo, que ocupan la mayor parte del espacio del pecho o tórax (la parte del cuerpo que está entre la base del cuello y el diafragma).

Los pulmones están cubiertos por una membrana llamada pleura.

Los pulmones están separados uno del otro por el mediastino, un área que contiene lo siguiente:

  • el corazón y sus grandes vasos
  • la tráquea (conducto de aire)
  • el esófago
  • el timo
  • los ganglios linfáticos

El pulmón derecho tiene tres secciones, llamadas lóbulos. El izquierdo tiene dos lóbulos. Cuando respira, el aire entra al cuerpo por la nariz o la boca. Luego baja por la garganta a través de la laringe y la tráquea, y entra en los pulmones a través de conductos llamados bronquios principales.

Uno de los bronquios principales va hasta el pulmón derecho, y el otro, al izquierdo. Dentro de los pulmones, los bronquios principales se dividen en bronquios más pequeños y luego en conductos aún más pequeños llamados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en sacos de aire diminutos llamados alvéolos.

Razones para realizar el procedimiento

Se puede utilizar el ultrasonido de tórax para evaluar la presencia de exceso de líquido en la cavidad pleural u otras áreas del tórax, especialmente cuando la cantidad de líquido es pequeña. Si hay exceso de líquido, el ultrasonido puede ser útil para determinar el tipo de líquido, exudado (que se observa en enfermedades inflamatorias, cancerosas o infecciosas) o trasudado (líquido que se ha filtrado de vasos sanguíneos o linfáticos por diversos motivos).

El ultrasonido de tórax se puede realizar para guiar una aguja durante una toracocentesis (punción de la pared torácica para la extracción de líquidos) o biopsia. Otro uso del ultrasonido de tórax es para evaluar el movimiento del diafragma.

El ultrasonido de tórax se puede utilizar para localizar tumores pulmonares, para evaluar el grado de infiltración del tumor en los tejidos y estructuras circundantes, para evaluar el dolor de pecho o para diagnosticar neumotórax (acumulación de aire en la cavidad pleural, lo que provoca el colapso del pulmón). Con el ultrasonido de tórax se pueden evaluar trastornos como neumonía, abscesos, infección y embolia pulmonar.

El ultrasonido de tórax puede utilizarse junto a otros tipos de métodos de diagnóstico, como tomografía computarizada (TC), radiografías, resonancia magnética nuclear (RMN) para la evaluación y el diagnóstico de trastornos del tórax.

Su médico puede recomendarle un ultrasonido de tórax por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

No se emplea radiación y en general, no sentirá molestias cuando se le aplique el transductor de ultrasonido sobre la piel.

Es posible que existan otros riesgos, según su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con el ultrasonido de tórax. Estos incluyen, entre otros, los siguientes:

  • obesidad grave
  • bario en el esófago debido a un procedimiento reciente con bario en el tracto gastrointestinal superior

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.
  • Si se le va a realizar un procedimiento invasivo, como una biopsia, junto con el ultrasonido de tórax, se le podrá pedir que firme un formulario de consentimiento mediante el que autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.
  • No se requiere ayuno ni sedación antes del procedimiento.
  • Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo a su médico.
  • Vístase con prendas que permitan tener acceso al área que se examinará o que puedan quitarse con facilidad. Aunque el gel que se coloca en la piel durante el procedimiento no mancha la ropa, quizá desee usar ropa más vieja, ya que es posible que el gel no se elimine por completo de la piel posteriormente.
  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

El ultrasonido de tórax puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Ilustración de un procedimiento de ultrasonido de tórax
Clic Imagen para Ampliar

Por lo general, el ultrasonido de tórax sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.
  2. Si le indican que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se la ponga.
  3. Se lo colocará sobre una mesa de examen, ya sea acostado boca arriba o de costado, o sentado con los brazos levantados y las manos entrelazadas detrás del cuello, según la zona específica del tórax que se vaya a examinar.
  4. Se colocará un gel transparente sobre la piel en el área que se examinará.
  5. Se presionará el transductor contra la piel y se moverá sobre el área que se está examinando.
  6. Se le puede pedir que cambie de posición para que el tecnólogo pueda obtener otras vistas. También se le puede pedir que tosa o inhale rápidamente durante el procedimiento para poder observar el movimiento de ciertas estructuras dentro de la cavidad torácica.
  7. Si se está evaluando el flujo sanguíneo, es posible que escuche un sonido como de soplido cuando se usa la sonda Doppler.
  8. Cuando se haya completado el procedimiento, se limpiará el gel.

Si bien el procedimiento de ultrasonido de tórax en sí mismo no causa dolor, tener que permanecer inmóvil durante todo el procedimiento podría producir una leve molestia. El tecnólogo empleará todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y finalizará el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad.

Después del procedimiento

Por lo general, no se requiere ningún tipo de cuidados especiales después de un ultrasonido de tórax. Sin embargo, es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American College of Chest Physicians (Universidad Americana de Médicos del Pecho)

American Institute of Ultrasound in Medicine (Instituto Americano del Ultrasonido en Medicina)

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y la Sangre)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355