Home > Content Library of Adult Spanish Medical Content > Otorrinolaringología

Alteraciones del Sentido del Olfato y el Gusto (Trastornos Quimiosensoriales)

Los Sentidos del Olfato y del Gusto

Los sentidos del olfato y del gusto son quimiosentidos y pertenecen al sistema químico sensorial.

Los procesos del olfato y del gusto son complejos. Estos empiezan cuando se liberan moléculas por medio de sustancias que estimulan las células sensoriales en la nariz, la boca o la garganta; las células nerviosas olfativas son estimuladas por los olores. Estas células se encuentran en el tejido localizado en la parte superior e interna de la nariz y están conectadas directamente con el cerebro; las células nerviosas gustativas son estimuladas por el sabor de los alimentos y bebidas. Estas células están localizadas en las papilas gustativas de la boca y la garganta y estas células sensoriales transmiten mensajes al cerebro a través de los nervios, donde se identifican olores y sabores específicos.

Otro proceso quimiosensorial, llamado sentido químico común, también contribuye al gusto y al olfato. Estas células alertan al cerebro de sensaciones tales como el calor (como el de los pimientos) o frío (como el mentol).

¿Cómo interactúan el gusto y el olfato?

Los cuatro sabores básicos son; dulce; agrio; amargoy salado.

Cuando estos gustos, junto con la textura, temperatura y la información procedente del sentido químico común, se combinan con los olores, la percepción del sabor ocurre. El sabor define al alimento que estamos comiendo y es reconocido principalmente a través del sentido del olfato.

Fuente: Instituto Nacional de la Sordera y Otros Desórdenes de la Comunicación (National Institute on Deafness and Other Communication Disorders)

¿Cuáles son las alteraciones del sentido del olfato y el gusto?

La pérdida del sentido del olfato (anosmia) y del gusto (ageusia) son los desórdenes quimiosensoriales más frecuentes.

La capacidad disminuida para oler (hiposmia) o saborear sustancias dulces, agrias, amargas o saladas (hipogeusia) también son comunes.

En otros desórdenes de los quimiosentidos, los olores, gustos o sabores pueden ser malinterpretados o distorsionados, provocando que una persona detecte un olor o gusto desagradable procedente de algo que normalmente es agradable al gusto o el olfato.

Los desórdenes del olfato son graves porque dañan el sistema temprano de aviso que puede alertar a una persona de cosas como las siguientes:

  • Incendio.
  • Gases venenosos.
  • Fuga de gas.
  • Alimentos o bebidas en mal estado.

Las anormalidades del sentido del gusto y el olfato pueden acompañar o indicar la existencia de enfermedades o condiciones tales como:

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Mala nutrición.
  • Enfermedades degenerativas del sistema nervioso tales como:
    • La enfermedad de Parkinson.
    • La enfermedad de Alzheimer.

¿Cuáles son las causas de los desórdenes del olfato y el gusto?

Aunque algunas personas nacen con desórdenes quimiosensoriales, la mayoría están causados por lo siguiente:

  • Enfermedad (por ejemplo, infección de las vías respiratorias altas, infección sinusal).
  • Lesión en la cabeza.
  • Trastornos hormonales.
  • Problemas odontológicos.
  • Exposición a ciertos químicos.
  • Ciertos medicamentos.
  • Exposición a radioterapia para el cáncer en la cabeza o cuello.

¿Cómo se diagnostican los desórdenes del sentido del olfato y el gusto?

Además de un examen físico e historia médica completa, los procedimientos de diagnóstico pueden incluir lo siguiente:

  • Medir la concentración más baja de una sustancia química que la persona pueda reconocer.
  • Comparar los gustos y olores de diferentes sustancias químicas.
  • Exámenes de "raspar y oler".
  • Exámenes de "beber a sorbos, escupir y enjuagarse" donde los productos químicos se aplican directamente en áreas específicas de la lengua.

Tratamiento de los desórdenes del sentido del olfato y el gusto:

El tratamiento específico será determinado por el médico, o médicos basándose en lo siguiente:

  • La edad del paciente, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzado está el desorden.
  • Sus expectativas para la trayectoria del desorden.
  • La tolerancia del paciente a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • La opinión o preferencia del paciente (o de su familia).

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Suspender o cambiar los medicamentos que contribuyen al desorden.
  • Corregir el problema médico que está causando el desorden.
  • Eliminar por medio de cirugía los obstáculos que puedan estar causando el desorden.
  • Recibir asesoramiento.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de La Otorrinolaringología.

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355