Home > Content Library of Ped Spanish Medical Content > Crecimiento y Desarrollo

Anorexia Nerviosa

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa (AN), una forma de autoinanición, es un trastorno en la alimentación caracterizado por un bajo peso corporal (menos del 85 por ciento del peso normal para la estatura y edad), una imagen corporal distorsionada, amenorrea (ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos que en otras circunstancias deberían presentarse) y un miedo intenso a aumentar de peso. Es conocida también como anorexia.

¿Cuáles son las causas de la anorexia nerviosa?

No se conocen las causas de la anorexia nerviosa. Este trastorno normalmente comienza con la práctica inocente de realizar dietas, pero gradualmente evoluciona hasta llegar a una pérdida de peso extrema e insalubre. Se considera que las actitudes sociales hacia el aspecto físico, las influencias familiares, la genética y los factores neuroquímicos y del desarrollo contribuyen a la causa de la anorexia. Los adolescentes que desarrollan anorexia suelen provenir de familias en las que existen antecedentes de problemas de peso, enfermedades físicas y otros problemas relacionados con la salud mental, como la depresión o el abuso de sustancias. Además, las familias de los adolescentes con este trastorno se sienten desafiadas por resolver el problema de manera adecuada, siendo muy rígidas, excesivamente críticas, entrometidas o sobreprotectoras. Los adolescentes también pueden ser dependientes e inmaduros en su desarrollo emocional y tienden a aislarse de los demás. Los adolescentes que tienen anorexia comúnmente presentan otros problemas de salud mental, como trastornos de ansiedad o trastornos afectivos.

¿A quiénes afecta la anorexia nerviosa?

La incidencia de anorexia nerviosa ha aumentado a lo largo de los últimos 20 años entre los adolescentes. Se calcula que ocurre en una de cada 100 mujeres de entre 16 y 18 años de edad. Del 5 al 10 por ciento de los adolescentes a los que se les diagnostica la anorexia son varones. Inicialmente se identificó en familias de clase media y alta, pero ahora la anorexia se encuentra en todos los grupos socioeconómicos y en diversos grupos étnicos y raciales.

¿Cuáles son los diferentes tipos de anorexia?

Existen dos subgrupos de comportamientos anoréxicos cuyo objetivo es reducir la absorción calórica:

  • Tipo restrictivo - limita severamente la ingestión de alimentos, especialmente de alimentos que contienen hidratos de carbono y grasa.
  • bulimia (Que se conoce por sus episodios de atacones y purgación) - comer en exceso y luego provocarse el vómito o tomar grandes cantidades de laxantes u otros purgantes (medicamentos que, a través de sus efectos químicos, sirven para aumentar la eliminación del contenido intestinal).

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia nerviosa?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la anorexia. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • bajo peso corporal (inferior al 85 por ciento del peso normal para la estatura y edad)
  • miedo intenso de volverse obeso, incluso cuando el individuo está perdiendo peso
  • visión distorsionada del peso, tamaño o forma de su propio cuerpo; verse demasiado gordo, incluso cuando el peso está por debajo de lo normal; decir que se siente obeso, incluso cuando se está muy delgado
  • negarse a mantener un peso corporal mínimo normal
  • en las mujeres, ausencia de tres ciclos menstruales sin existir otra causa
  • excesiva actividad física para estimular la pérdida de peso
  • negación de las sensaciones de hambre
  • preocupación por la preparación de los alimentos
  • costumbres extrañas en la alimentación

A continuación, se enumeran los síntomas físicos más comunes asociados con la anorexia, los cuales a menudo son el resultado de la inanición y la desnutrición. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • piel seca que cuando se pellizca y se suelta, no recupera su forma normal
  • deshidratación
  • dolor abdominal
  • constipación
  • letargo
  • mareos
  • fatiga
  • intolerancia al frío
  • demacración
  • desarrollo de lanugo (vello corporal blanco y fino)
  • piel amarillenta

Las personas que padecen anorexia pueden ser también socialmente introvertidas, irritables, ciclotímicas o depresivas. Los síntomas de la anorexia nerviosa pueden parecerse a los de otros problemas médicos o trastornos psiquiátricos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la anorexia?

Los padres, maestros, entrenadores o instructores pueden identificar al niño o al adolescente anoréxico, aunque muchas personas que tienen la enfermedad inicialmente la mantienen en secreto. Sin embargo, un psiquiatra de niños o un profesional de la salud mental normalmente diagnostica la anorexia en niños y adolescentes. Una historia detallada del comportamiento del niño por parte de los padres y maestros, observaciones clínicas del comportamiento del niño y, algunas veces, un examen psicológico contribuyen a realizar el diagnóstico. Los padres que observen síntomas de anorexia en su niño o adolescente pueden colaborar buscando una evaluación y tratamiento precoces. decisión clave para prevenir la aparición e incidencia de problemas en el futuro.

La anorexia y la desnutrición resultante pueden afectar de forma adversa a casi todos los aparatos y sistemas del cuerpo, acentuando la importancia de un diagnóstico y tratamiento tempranos. La anorexia puede ser mortal. o puede directamente consultar al médico.

Tratamiento de la anorexia nerviosa:

El tratamiento específico de la anorexia nerviosa será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad de los síntomas
  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

La anorexia normalmente se trata con una combinación de terapia individual, terapia familiar, modificación de la conducta y rehabilitación nutricional. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación integral del adolescente y de la familia Generalmente, la terapia individual incluye técnicas cognitivas conductuales. La prescripción de medicamentos (normalmente antidepresivos) puede ser conveniente si el adolescente que padece anorexia también está deprimido. Las frecuentes complicaciones médicas y la posibilidad de muerte durante el transcurso del intenso tratamiento de rehabilitación requieren que el médico de su hijo y un nutricionista participen activamente del equipo de tratamiento. Los padres desempeñan un papel vital de apoyo en cualquier proceso de tratamiento. Puede ser necesaria la hospitalización debido a complicaciones médicas relacionadas con la pérdida de peso y la desnutrición.

Posibles complicaciones de la anorexia nerviosa:

Las complicaciones médicas que pueden resultar de la anorexia incluyen, entre otras, las siguientes:

  • cardiovasculares (del corazón)
    Aunque es difícil predecir qué pacientes anoréxicos podrían tener problemas cardíacos que pongan en peligro su vida a causa de la enfermedad, se encontró que la mayoría de los pacientes anoréxicos hospitalizados tiene bajas frecuencias cardíacas. El daño de miocardio (músculo cardíaco), que puede producirse como resultado de la desnutrición o los vómitos repetidos, puede poner en peligro la vida. Las complicaciones cardíacas comunes que pueden presentarse incluyen las siguientes
    • arritmias (latido cardiaco rápido, lento o irregular)
    • bradicardia (latido cardiaco lento)
    • hipotensión (presión sanguínea baja)
  • hematológicas (de la sangre)
    Se calcula que una tercera parte de los pacientes anoréxicos padece anemia leve (recuento bajo de eritrocitos). La leucopenia (recuento bajo de leucocitos) se produce hasta en el 50 por ciento de los pacientes anoréxicos.
  • gastrointestinales (del estómago e intestinos)
    A menudo disminuye el movimiento normal del tracto intestinal a causa de una dieta muy restringida y una pérdida de peso severa. El aumento de peso y algunos medicamentos ayudan a restaurar el movimiento normal del intestino.
  • renales (del riñón)
    La deshidratación a menudo asociada con la anorexia produce una orina altamente concentrada. También puede desarrollarse poliuria (aumento de la producción de orina) en los pacientes anoréxicos cuando disminuye la capacidad de los riñones para concentrar orina. Los cambios renales generalmente se normalizan al recuperar el peso normal.
  • endocrinas (de las hormonas)
    En las mujeres, la amenorrea (interrupción del ciclo menstrual durante al menos tres meses consecutivos cuando debería presentarse normalmente) es uno de los síntomas característicos de la anorexia. La amenorrea a menudo precede a la pérdida severa de peso y continúa después de haberse recuperado el peso normal. Algunas veces se encuentran niveles reducidos de las hormonas del crecimiento en los pacientes anoréxicos y esto explica el retardo del crecimiento que suele observarse en ellos. La nutrición normal usualmente restablece el crecimiento normal.
  • óseas (de los huesos)
    Las personas anoréxicas corren mayor riesgo de sufrir fracturas óseas (huesos quebrados). Cuando aparecen síntomas de anorexia antes haber alcanzado el pico de formación ósea (generalmente desde mediados a fines de la adolescencia), existe un mayor riesgo de osteopenia (tejido óseo disminuido) u osteoporosis (pérdida de hueso). A menudo se encuentra una baja densidad ósea en las mujeres que tienen anorexia y es común el bajo consumo de calcio y la absorción deficiente del mismo.

Prevención de la anorexia nerviosa:

Hasta la fecha no se conocen medidas preventivas para reducir la incidencia de la anorexia. Sin embargo, la detección e intervención precoces pueden reducir la gravedad de los síntomas, estimular el crecimiento y el desarrollo normal del niño, y mejorar la calidad de vida de los niños o adolescentes que tienen anorexia nerviosa. También puede ser de gran ayuda estimular la adquisición de hábitos alimentarios saludables y de actitudes realistas en cuanto al peso y la dieta.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Crecimiento y el Desarrollo

 
Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355