Home > Services and Facilities > Primary Care and Specialties > Primary Care & Multispecialty Practices > Queens Diabetes and Endocrinology pages

Enfermedad tiroidea

La enfermedad tiroidea es una afección frecuente en la que la glándula tiroides no produce la cantidad adecuada de hormonas que necesita el organismo. Las hormonas tiroideas ayudan a regular la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y el metabolismo. Cuando la glándula no funciona bien, puede generar un exceso o una carencia de estas hormonas por diversos motivos, como una condición autoinmunitaria, exposición a la radiación, reacción a un medicamento o embarazo.

El hipertiroidismo es la producción en exceso de hormonas tiroideas, mientras que en el hipotiroidismo la producción de hormonas es insuficiente. Si bien se trata de diferentes afecciones, ambas pueden derivar en el agrandamiento de la glándula tiroides, problemas cardíacos y otras complicaciones.

Hipertiroidismo
El hipertiroidismo, también conocido como sobreactividad de la glándula tiroides, implica la producción excesiva de hormonas. Puede provocar pérdida de peso, frecuencia cardíaca irregular e irritabilidad. La glándula tiroides está ubicada en la parte inferior del cuello y rodea la tráquea. Las hormonas que produce, principalmente tiroxina y triyodotironina, estimulan el metabolismo celular, controlan la temperatura corporal y regulan la producción de proteínas.

Son diversos los motivos que pueden causar la sobreactividad de la glándula tiroides, entre ellos:

  • La enfermedad de Graves es un trastorno autoinmunitario por el cual la tiroides produce demasiada tiroxina. Es la causa más frecuente de hipertiroidismo y es mucho más común en las mujeres que en los hombres.
  • El hiperfuncionamiento de los nódulos tiroideos se produce cuando un adenoma, un tumor benigno en la tiroides, produce demasiada tiroxina y no responde a las señales de regulación hormonal que emite el cerebro.
  • La tiroiditis es una inflamación de la glándula tiroides que puede causar una producción excesiva de las hormonas tiroideas. Esta inflamación a menudo ocurre después de una enfermedad viral o del embarazo.
  • La ingesta excesiva de yodo puede causar un exceso de hormonas tiroideas dado que el yodo participa en la producción de estas hormonas.


El hipertiroidismo conlleva una amplia variedad de síntomas que varían según el paciente y que pueden parecerse a los de otras enfermedades. Entre los síntomas frecuentes del hipertiroidismo se incluyen:

  • Pérdida repentina de peso
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Aumento del apetito
  • Temblor en manos y dedos
  • Sudoración
  • Deposiciones frecuentes
  • Inflamación de la glándula tiroides
  • Fatiga


Si experimenta síntomas de hipertiroidismo, su médico puede indicarle una serie de exámenes de diagnóstico para determinar la causa de su afección. Entre ellos puede incluirse la prueba de captación de yodo radioactivo, la ecografía de tiroides y análisis de sangre. El hipertiroidismo puede tratarse de diversas formas, según cuál sea la causa y la gravedad de la afección. El tratamiento de los síntomas con medicación puede ser suficiente en algunos casos, mientras que en otros pueden requerirse métodos más específicos. Los tratamientos del hipertiroidismo incluyen: yodo radioactivo para reducir el tamaño de la glándula tiroides; medicamentos antitiroideos para aliviar los síntomas e impedir que la glándula tiroides produzca hormonas en exceso; o cirugía para extraer casi toda la glándula.

Hipotiroidismo
El hipotiroidismo es una enfermedad frecuente que implica una hipoactividad de la tiroides que no permite producir suficiente cantidad de hormona. Esta afección puede producir obesidad, dolor articular, infertilidad y enfermedades cardíacas. La tiroides es la glándula ubicada en la parte frontal del cuello y controla el consumo de energía y el funcionamiento metabólico. Las mujeres mayores de 50 años son la población con más riesgo de padecer hipotiroidismo.

Los síntomas del hipotiroidismo varían según la gravedad de la afección, pero pueden incluir:

  • Fatiga
  • Sensibilidad al frío
  • Constipación
  • Hinchazón de la cara
  • Colesterol elevado en la sangre
  • Aumento de peso
  • Dolor y debilidad muscular
  • Dolor articular

Si bien es posible que no se presenten síntomas al principio, gradualmente los síntomas empeoran a medida que el metabolismo se va viendo afectado. Los síntomas pueden tardar años en manifestarse.

La tiroiditis crónica o enfermedad de Hashimoto es la causa más frecuente de hipotiroidismo e implica el ataque de los anticuerpos a la glándula tiroides, la cual puede verse afectada en su capacidad para producir hormonas.

Si experimenta síntomas de hipotiroidismo, o si se encuentra en la población de mayor riesgo, su médico puede indicarle análisis de sangre para medir los niveles de hormonas tiroides y TSH (hormona estimulante de la tiroides). La TSH permite que la glándula tiroides produzca dos hormonas: triyodotironina y tiroxina. Los niveles bajos de tiroxina y altos de TSH pueden ser indicadores de hipotiroidismo.

El tratamiento de preferencia para el hipotiroidismo son las píldoras de hormona tiroidea. Los síntomas generalmente mejoran una semana o dos después de comenzado el tratamiento. En general, estas píldoras deben tomarse de por vida para que resulten efectivas. Un aumento en la producción de la hormona puede afectar la reacción del organismo a la medicación. Por eso, es importante consultar regularmente al médico mientras se esté en tratamiento para el hipotiroidismo. La mayoría de los pacientes tratados con píldoras experimentan resultados positivos sin efectos secundarios ni complicaciones.

Haga clic aquí para obtener más información de The Hormone Foundation.

Connect Healthcare Panacea CMS Solutions
Mapa del sitio | Comunicarse | Política de privacidad | Condiciones de uso
Copyright © 2014 New York Hospital Queens
56-45 Main Street, Flushing, NY 11355